Páginas vistas en total

miércoles, 5 de abril de 2017

Alejandrinos




Alejandrinos







   Hoy he sido noticia en un periódico local. Tenía la vana esperanza de que publicaran mis versos a pesar de que el jefe de prensa, compañero de colegio desde la más tierna infancia, y ganador de casi todos los concursos anuales de redacción de la variada temática “A mi madre” o, “A la primavera”, me avisara de la poca tirada de los poemas por muy rimados que fueran. Es incomprensible que se apueste tan poco por la literatura, el imbécil cree ser todo un experto en la materia por su nombramiento rimbombante en un periodicucho de poca monta.
   —Paciencia amigo mío, he hablado con el director y dice que sí, en los próximos dominicales incluirán tus excelentes Alejandrinos.
   —¿En el dominical?, ¿pero dónde coño van a insertarlo?, ¿entre una receta de cocina y el horóscopo?
  —Es una oportunidad para darte a conocer. Se editaran por capítulos.
  —¿Pero qué dices?, a ver… ¿cuándo has visto tú unos poemas en serie?
  —Tranquilo hombre, lo importante es que nos lean ¿o no?
  El comunal “nos" me cabreó mucho, como si el puñetero hubiese escrito los versos a medias conmigo.
  De vuelta a casa mi mujer me dice que me calme, que no es para tanto. Me enfado con ella, me enfado también con mi hijo adolescente al que ni fu ni fa la noticia de mi pronta publicación, ajeno a ella, pegada su nariz al móvil a pesar de que intento inculcarle un poco de lectura :“Más Platón y menos Wasap” es mi lema... pero nada, que no hay manera, el chico a lo suyo.
  Tanto enfado me suelta la tripa y voy al baño. Allí sentado, como siempre, me inspiro. Al principio con cierta dificultad, sin embargo, poco a poco surgen nuevos versos con sus dos hemistiquios de siete sílabas acentuados como deben acentuarse, a la manera clásica, sin sinalefas… y fluye como deben fluir los Alejandrinos, con suavidad. Satisfecho doy la última chupada al cigarrillo, levanto un poco las nalgas y arrojo la colilla encendida al wáter.
  Una tremenda explosión me saca de mi nirvana poético, y un dolor intenso, una quemazón, un alarido, dos alaridos, el mío y el de mi mujer golpeando la puerta del baño.
  Vino una ambulancia a casa, sobre la camilla en decúbito prono, con las nalgas al aire y los testículos quemados, sigo aullando. Los camilleros preguntan como sucedió el accidente. Mi mujer explica, con su incapacidad para la síntesis, que intentó matar a una cucaracha, que la arrojó al váter, y que como la pobre seguía boca arriba agitando sus pequeñas patitas al aire, le echó un spray insecticida, y que aunque ya sabía que los aerosoles van fatal para la capa de ozono, son mano de santo para las cucarachas, y eso, que después cerró la tapa del inodoro para no ver como agonizaba el animalito, que aunque le daba asco ella es muy sensible, y que luego su marido llegó, se puso a lo que se puso, y en fin, pasó lo que pasó. Todo esto se lo iba contando mi mujer a los enfermeros mientras ellos intentaban bajar la camilla por la estrecha escalera desde el cuarto izquierda, el ascensor era demasiado pequeño para que cupiéramos, y tal ataque de risa le entró a uno de los subnormales que se le volteó la camilla conmigo dentro haciéndome caer de cabeza por el hueco de las escaleras, y heme aquí ahora siendo noticia en el necrológico del dominical.
  No se si a todos los difuntos les ocurre lo mismo, no me refiero a fenecer de esta manera tan ridícula, sino el poder sentir, pensar y ver como si uno estuviera aún vivo. Vi, oí y sentí como la gente murmuraba, algún curioso preguntó de qué modo había sucedido el trágico deceso, y la estúpida de mi mujer relata el accidente con pelos y señales, incluso levanta el sudario a la altura de las ingles para mostrar la desgraciada evidencia:—¿Ven…ven como ha quedado el pobrecillo?
  —Te acompaño en el sentimiento, cuenta conmigo para todo lo que necesites.
  Con mucho sentimiento le da a mi viuda el pésame reglamentario, también le mira las piernas con disimulo. Como jefe de prensa del periódico que regenta ha publicado mi esquela a toda página en la sección necrológica, todo un detalle, y un mal poema de su autoría en el que advierte del vaivén del destino humano.

27 comentarios:

  1. Esta parodia o lo que sea, lo escribí para un taller de escritura creativa, el reto era mezclar conceptos diferentes, "Alejandrinos y Water", una broma del profe :)
    Escribí dos, al parecer este gustó más que el segundo y ganó el reto, a mi me gustaba más el otro que ya pondré en unos días, pero en fin, aquí tienen este para echarse una risa o sonrisa. :)

    ResponderEliminar
  2. No, si es que ya no puede uno ni morirse en paz sin que el pelele de jefe le acose a la mujer. En fin, ironías de la vida. Solo espero que si me muero trabajando venga poquita gente a verme, y ninguno a fingir que le importaba un rábano :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya sabes como son los velatorios o tanatorios ahora zorro... mucha lágrima y mucho chiste.

      Eliminar
    2. Ya, ¿eh? Cuando me muera yo quiero que me descomposten y servir de abono para los árboles. O que me mezclen con cicuta y me entierren debajo de un sembrado de palma (de esa de la que se hace un aceite espantoso), a ver si enveneno al artífice de esa abominación gastronómica.

      Eliminar
    3. Jeje a mi me da igual lo que hagan conmigo Holden , total... no me voy a enterar, eso sí, si hay algo aprovechable pues que lo aprovechen.

      Eliminar
  3. Ja,ja,ja Me he reído un montón, Tara. Si es que lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible. Tu versatibilidad para dar con el tono narrativo adecuado me tiene encandilado. Cada historia de las que te he leído está narrada con el tono apropiado, que el autor pase desapercibido y que sea la historia la que fluya como un carrusel, en nuestra mente es algo propio de quien tiene un gran talento. En ascuas me quedo esperando el otro relato! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien David!, que te hayas reído.
      Tus comentarios siempre son alentadores compañero.
      Pronto pondré el otro relato de Alejandrino, tengo que buscarlo y peinarlo un poco que hace tiempo que lo escribí.
      Otro abrazo y mil gracias David.

      Eliminar
  4. También largué una cuantas caracajadas mientras leía. ¡Muy bueno, Tara! Espontáneo, fresco, con un humor sarcástico muy adecuado para las desventuras del pobre poeta que murió plenamente inspirado, pero no de una forma poética.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje Mirella... pues sí, pobre poeta morir así de esa manera tan...
      Un abrazo compañera.

      Eliminar
  5. Muy bueno, Isabel. Me gusta mucho el contraste entre la solemnidad de los versos alejandrinos y el modo tan ridiculo y escatologico de morir.

    Perdona que me coma las tildes. Te escribo desde el móvil y este hace lo que la da la gana

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes por las tildes.
      Pues ese era el reto Ana, el contraste entre versos y escatología, al parecer del profe lo conseguí.
      Besos Anita. Hasta pronto.

      Eliminar
  6. Se reúnen en este relato la imaginación, el talento y el humor. Imagino el cachondeo que habría en el entierro del desgraciado poeta. Finalmente consiguió su propósito de aparecer en el periódico, aunque no de la forma que hubiera deseado. "Descojonante" y genial relato, Isabel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes Jose como somos los españoles en este sentido, enseguida sacamos unas risas de una situación seria. Te cuento algo real que tengo escrito en alguno de mis cuentos (a ver si lo busco y lo rescato). Viviendo en Melilla, un sargento de la legión falleció en pleno acto dentro de su coche con una prostituta haciendole un "trabajito",(esto es real), avisaron a la familia del fallecimiento (yo era amiga de la hija), y en el funeral la viuda no hacía más que repetir ¡ay mi Pepe que nunca me faltó! y todo Melilla al tanto de la movida de como había muerto su Pepe, todos menos la pobre mujer. No me quedó otro remedio que escribirlo claro aunque tuvieron que pasar algunos años y yo irme de Melilla para poder contarlo sin faltar al respeto de la familia. Tal cual.
      Un abrazo Jose, hasta pronto.

      Eliminar
  7. Complicada tarea la de hacer casar los alejandrinos y el váter, el profesor desde luego os hacía sudar a la hora de incitar vuestra creatividad.
    Es curioso como va cambiando la historia a medida que progresa, primero parece que todo va a girar alrededor de los versos, para después dar un giro hacia lo escatologico y terminar descubriendo que el protagonista narra desde el otro mundo. Muy bueno. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí... aprendí mucho en ese taller, aún sigo aprendiendo de todos ustedes.
      Gracias Jorge, hasta pronto.

      Eliminar
  8. Excelente, Isabel, me has sacado una sonrisa. Tiene un humor increíble. Una vez más me deslumbra tu ingenio para recrear cualquier argumento, el talento que tienes para cualquier registro. ¡Mira que te he leído! y sin embargo cada historia es un paisaje nuevo, una nueva joya que sale del arcón de las alhajas, un nuevo hallazgo. Y en este caso, con un personaje a la que le ocurre semejante tragedia, en semejante circunstancia. Isabel, eres admirable, este relato es una maravilla.
    Un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se que decir Ariel a los piropos (a mi parecer exageraos) que lanzas a mis relatos. Los acepto de buen grado porque se que lo dices de corazón. Un abrazo grande.

      Eliminar
  9. Muy ameno tu excelente relato, Isabel. Lo tengo entre mis notas copiado del Foro de Literatura (creo es la otra versión que dices que dirás pronto)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana me pondré a buscar el otro, a ver si lo encuentro. Si no es así que soy desordenada te aviso y me lo pasas. Gracias Lobo.

      Eliminar
  10. El pobre hombre ha conseguido arrancarme una carcajada, muy bueno e hilarante relato, intrigada estaba con esos versos alejandrinos y mira el pobre hombre como acabó.
    Personalmente me parece muy difícil escribir un relato con humor y tú lo has hecho con una gran frescura y aparente sencillez, felicidades por esa combinación de ironía y humor.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si has sonreído o reído de eso se trata Conxita. Muchas gracias compañera, hasta pronto.

      Eliminar
  11. me gusta como escribes
    con sabor a nostalgia

    ResponderEliminar
  12. Gracias Recomenzar... aunque este relato de "Alejandrinos" no está escrito precisamente desde la nostalgia, sino desde el humor.

    ResponderEliminar
  13. Pues ni me imaginaba yo los derroteros que iba a tomar esta historia cuando comencé a leer sobre el periplo de nuestro pobre autor en busca de su publicación, ja, jaaa. Por cierto que, el "profe" mucho sentido del humor, pero tú, no sólo no te has arredrado ante el reto (cuantas erres, ¿no?), sino que has dado una lección de imaginación. Lo de la cucaracha en el water y la explosión de gas (yo creo que fue la mezcla de vapores) ha sido lo más, ja, ja... Y ese final, en el que descubrimos que el narrador es el difunto y que toda su historia está contada desde la ultratumba, es otra vuelta de tuerca que demuestra que el reto, en mi humilde opinión, ha sido más que superado.
    Eres una caja de sorpresas, amiga Isabel y da gusto leerte en cualquier registro. No es peloteo, eh. Bueno, y si lo es, ¿que? Si no nos lo hacemos los que escribimos, ja, jaaaa.
    Bueno, me voy a ver si escribo unos alejandrinos antes de acostarme, ahora que está libre el water...
    Besos compi

    ResponderEliminar
  14. Peloteame sin problemas Isidoro que yo me dejo :)
    Si vas al baño ten cuidadín con la colilla encendida que luego pasa lo que pasa.
    Me alegro que hayas pasado un buen rato con la lectura.
    ¿Te he dado las gracias?, ¿no? Graciassss colega.

    ResponderEliminar
  15. Creo que ya está todo dicho sobre ésta genial historia. Me uno a la comunidad que lo disfrutó.
    Si estoy a destiempo es porque soy nuevo en estos menesteres.

    ResponderEliminar
  16. Muchísimas gracias Seúl, si lees esta nota, por favor ponme un enlace a algún relato tuyo, a despistada no hay quien me gane. Solo he visto alguna reseña, y me gustaría leerte si es posible.
    Hasta pronto compañero.

    ResponderEliminar