Páginas vistas en total

sábado, 7 de octubre de 2017

Historia de un moreno





                        HISTORIA DE UN MORENO





     La primera vez que entraste por la puerta de casa, moreno mío, no me gustaron nada tus chulescas maneras ni el flequillo negro y lacio tapando el paisaje de tus ojos. Aún no sabía que ibas a pasar el resto de tu vida a mi lado. 
     —Ni de coña te lo cuido. No, ni por una semana, he dicho que no. 
     Cuando se fue tu dueño, tu primer aviso de ¡aquí esto yo!, fue levantar la pata y mearte en la pared del patio, justo encima de mis geranios, un húmedo recado de... vale me quedo, pero cuidadito conmigo que soy muy macho. 
     Ya conocía tus maneras de cuando acampábamos en la bocana de Melilla. Los dos guardianes haciendo ronda nocturna al perímetro de las tiendas. La hembra, de mejor oído, avisaba con sordo gruñido unos segundos antes de que su magnífica trufa olfateara la posible amenaza, entonces,  ambos entonabais al unísono el concierto del aquí no se entra, frontera de ladridos para los intrusos.
     La bocana es muy chivata, amplifica hasta la minucia de un suspiro que se le pose encima, sus arenas están formadas por millones de caracolas, de polvo de caracolas, cachitos de caracolas arenizadas que forman el istmo. Las pisadas nocturnas de los Schnauzers acentúan el desvelo del ¡así  no hay quién duerma joder! Van y vienen y vuelven y van los activos ruidosos, y cuando se quieren, que se quieren mucho y a menudo estos dos, las caracolas se aceleran entonces de tal manera que todo es un arf arf de puro gozo en la bocana. 
     Y no hablemos de tu modo de caminar…, si la perspectiva es la trasera con los adyacentes bien pegados al culo, parece que bailen en vaivén de “pero qué remacho soy caramba”. Creo que, precisamente  por eso, los puristas cortadores de colas aconsejan que se sajen entre la segunda y tercera vértebra para acentuar los atributos de la canina raza en asome de vanidoso penduleo. Si de mí dependiera nunca te lo habría cortado, lo sabes ¿verdad? 
     Por el mismo lugar, un pequinés de malas pulgas te dio una lección de dientes. En fin campeón, que ese día te cosieron puntos de sutura en el balcón de tu orgullo, en los dos. 
     Cuando volvió tu despreocupado amo  a los seis meses ya eras más mío que de él,  ¡qué no te hubiera dejado!, y aunque no tenías rabo me quedé contigo para los restos. 
     Escribo de ti a ritmo de fox trot para lubricar con humor y amor la emoción a la que me somete el recuerdo de tu compañía y del ¡cuánto te quise moreno mío! 

















27 comentarios:

  1. He sustituido "conchas" por "caracolas" porque se la acepción que tiene la palabreja para algunos de mis compañeros argentinos. Iba a quedar "mú" rarito :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja Tara me has hecho reír con la aceptación de "conchas", qué te voy a contar yo con mi nombre.
    Me ha gustado mucho ese Moreno y como sin querer se instalan en tu vida y resulta complicado vivir sin ellos.
    Y a mi me parece una crueldad eso de cortarles el rabo, quiero pensar que al menos no les duele pero no tengo la certeza.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Amiga, para ti tiene que ser un problema, según en qué lugaress, decir tu nombre, aunque lo minimices en Conchita :)
    Yo tampoco entiendo que por culpa de la estética vista desde el lado humano se les castre a los perros de algo fundamental para su equilibrio. Y para su sonrisa, porque los perros sonríen con el rabo.
    Besos caracola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno no es un problema porque lo sé jajaja pero me cuesta cambiarme el nombre, llevo demasiados años con él y nos hemos acostumbrado.
      Es cierto es su sonrisa.
      Gracias por esos besos.

      Eliminar
  4. Jajajaja... gracias por la atención respecto a las conchas, también llamamos así a las caracolas y, para que no se malinterprete, enseguida agregamos "marinas".
    Un relato tierno y simpático sobre un morocho (así le diríamos acá) juguerón y querible. Comparto lo del rabo, qué feo queda pobre animal y sin poder expresarse.
    Abrazote, Isabel.

    ResponderEliminar
  5. A nadie deberían cortarle el rabo, ni el de alante ni el de atrás. :)

    Gracias Mirella, me alegra que te haya sacado una sonrisa. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Jajajajaja. Isabeeeeel!! Yo conozco la acepción que tiene para los españoles: apelativo de Concepción ¿eh?
    Así que el moreno te pudo el corazón. Me hizo acordar a mi morocho, que ya está medio para el arpa, pero sigue ahí hasta que Dios quiera y se lo devuelva a mi papá.
    Está jodido mi perro pero lo lleva con una dignidad que me da envidia. Cuánto se puede aprender de ciertas cosas, amiga!!

    Un relato que como estoy volando bajo, me llegó tan al corazón que me lo estrujó. Y vos sabés lo que pasa cuando te estrujan el corazón igual que un trapo.

    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. estos compañeros nuestros peludos nos quieren de verdad, sin juzgarnos, sin exigencias, es muy fácil quererlos ¿a qué sí Simón?
      Un abrazo enorme para ti y para tu morocho.

      Eliminar
  7. El moreno y la rubia me parecen una versión moderna y menos empalagosa de La Dama y El Vagabundo. Este chulesco me gusta mucho. No me extraña que te ganara el corazón.
    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  8. Buenos días Ana. Creo que ya he dicho por algún lado que ahora comparto la vida con un labrador negro. Durante un tiempo (1 año), la rubia y Morgan, el labrador, pero al tener más antiguedad la rubia lo tenía a raya al Morgan, como diciendo ¡Ehhhh!!!!!!!!! qué yo llegué primero.

    Parece que se me tienen que morir para escribir algo sobre ellos. A ver si me pongo a escribirle una historia al Morgan un día de estos.
    Gracias Ana un beso de los fuertes.

    ResponderEliminar
  9. jajajaja cambio inteligente ese de las conchas :D
    En cuanto al moreno, veo que era el típico chico malote que al final te roba el corazoncito. Esa chulería se le perdona por el encanto que desprendía con sus andares perrunos.
    Si el moreno supiese leer, estoy segura de que menearía la colita como síntoma de alegría y emoción por las bellas palabras de quien lo cuidó por el tiempo suficiente como para quererlo y recordarlo de por vida.
    Abrazotes fuertes, Tara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya ya jeje...gracias Sofía. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Hermoso recuerdo le has dejado a tu moreno, se nota el cariño que le profesas a tus mascotas, y ellos a ti. Lo has pintado gallardo a pesar de la pérdida de sus atributos. Un relato bañado de ternura.
    Ariel

    ResponderEliminar
  11. La historia de campeón es que, efectivamente, era hijo de una campeona de España y nieto de un campeón según los cánones de perros puros Schnauzers. Nació en un criadero de Murcia pero como tenía una pequeña tara, una mancha blanca donde no procedía, lo descartaron para concursas. A su dueño le tocó la lotería ¡mira qué suerte! y se tomó medio año sabático dejándome el perro a mi cuidado, y a mi que me encantan los perros y las personas imperfectas me lo quedé para siempre. Un campeón campeón para mi.
    Gracias Ariel.

    ResponderEliminar
  12. Tienes una gracia y salero (si se pueden considerar estos unos atributos en la escritura) que convierten un relato que podría ser trivial en algo casi poético. Me ha encantado tanto la historia (quizá los que tenemos mascotas podemos sumergirnos más ella) como el lenguaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, puede que a quienes no le gusten los perros, con todo el derecho a no gustarles, les pueda parecer un coñazo (o conchitada)
    Mil gracias Josep Mª, me alegra haberte sacado una sonrisa compañero.

    ResponderEliminar
  14. Qué bonito homenaje le has hecho a "tu moreno", Tara. Creo que llegó a tu vida de un modo curioso, tú ni siquiera querías, pero para eso está el misterioso destino que quiso uniros. Me ha encantado tu forma de contarlo, de compartir con nosotros esos entrañables recuerdos :)

    ¡Un abrazo de lunes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia. Te cuento que los últimos tres perros que han compartido la vida conmigo han llegado a ella de forma casual. La rubia era de un compañero que lo destinaron a otra isla, el moreno ya lo expliqué, y el labrador que tengo ahora lo encontraron perdido unos amigos de mi hijo, lo trajeron a casa porque saben como soy. Como no tenía chip ni localizamos al dueño puse un anuncio en una página y en los veterinarios cercanos buscando una casa para él, en una semana me enamoré del labrador y aunque había personas dispuestas a llevárselo me fue imposible separarme de él. Ya va para cuatro años. Si es que me pierden estos peludos.
      Un abrazo Julia y hasta pronto.

      Eliminar
  15. Se le ve un pieza, Tara. Con esa pose chulesca, un auténtico guaperas.
    Y por mucho que al principio te negaras, en el momento que te miran ya te han ganado, es irremediable, ¡no hay derecho! Jeje
    El escrito me ha encantado, no he parado de sonreír mientras lo leía. ¡Gracias!
    Al final harás que cuelgue a mis tres ‘perretes’, ;)
    Un beso, enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, ahí tienes la excusa para escribir algo sobre ellos Irene, tú que sabes expresar tan bien, y de paso pones las fotos de tus tres amigos.
      Gracias a ti Irene, un besazo..., bueno, tres.

      Eliminar
  16. Una fantástica muestra de tu versatilidad a la hora de narrar. En este caso un texto que rezuma gracia, desparpajo y cierto aire de otra época que le viene al pelo. Yo solo tuve una perrita que murió con 16 años, la traje a casa al día siguiente de abrir los ojos y se pasó el viaje lamiendo un biberón. Fantástico, Isabel. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué bueno qué te gustó David! Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
  18. Le tocó el turno a la media naranja de la rubia, que no podía ser otro que el moreno. Un hijo díscolo que llegó creyéndose el amo de la casa y que terminó adueñándose de quienes la habitaban, por lo visto. Desde luego tiene buena planta, vista la foto. Por cierto que no imaginaba un paisaje de fondo tan verde ahí donde vives. Bueno, le toca el turno al Labrador, que ya estamos deseando conocerlo también. Un bico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge.
      El paisaje no es canario, cuando lo trajimos a Canarias ya era viejito el pobre.
      No tengo escrito nada de Morgan el labrador, aunque creo que no voy a esperar que se muera para dedicarlo algo :)
      A ver si me pongo a ello pronto.
      Bicos para ti también.

      Eliminar
  19. Hola Tara, tengo que confesarte que al empezar a leer este relato y sin ver la foto pensé que estabas hablado de un hombre, pero enseguida me di cuenta cuando hablaste que te meaba en tus geranios que era tu perro, que bien lo describes y que agradable de leer.
    Yo soy amante de los perros, pero sobre todo de los que nadie quiere y abandona en los refugios, y son de ahí los dos que tengo ahora y no veas que contentos estamos todos con su compañía.
    Un homenaje a los perros sea cual sea su raza es digno de elogio.
    Besos Tara.
    Puri

    ResponderEliminar
  20. Si un tío, cualquier tío,(o tía), moreno o rubio, viniera a mi casa y se meara en el patio... todavía estaría corriendo de la patada que le iba a dar en salvas sean sus partes :)
    Yo tampoco he comprado nunca un perro Puri, todos me han llegado de rebote, he tenido que hacer hasta de enfermera...inyecciones, sueros y lo que se tercie.
    Estos son de los pocos relatos que escribo que son verídicos, la mayoría son inventados que es lo que mola.
    Un beso Puri y muchas gracias compañera.

    ResponderEliminar