Páginas vistas en total

domingo, 17 de junio de 2018

Hoja de ruta por la piel de mis mujeres










                                             Hoja de ruta por la piel de mis mujeres

            Versión corregida para nuestro concurso "Tintero de oro"



     

     Declaro estar firmemente enamorado de las dos, no podría prescindir de ninguna de ellas. Amo sus diferencias y sus similitudes, el pelo ensortijado y cobrizo de A, la manera en que la luz se enreda en la curva de cada uno de sus rizos; de B su corto cabello lacio que resalta el delicioso perfil de su nariz, sus ojos grises y algo miopes de mirada fija cuando me observan con el mismo rigor que resuelve ecuaciones. Adoro de A su intimidad de algodón de bragas blancas, siempre blancas, sin adornos, el vello púbico ligeramente más oscuro que su rojiza melena. Me gusta el vientre plano de la una, los pequeños pechos de areolas sonrosadas de la otra y, sobretodo, su entrega sumisa; de B el frunce de los labios cuando propone con su endiablada inteligencia juegos y situaciones.
     En ocasiones imagino que las mezclo aunque case tan mal el diálogo fluido de B con el tartamudeo retraído de A, el desparpajo existencialísta y estimulante de la primera, tan diferente de la cercana afectividad, de la ternura de mi muy querida muchacha. Pero a veces, solo a veces, me aburre porque es demasiado predecible, lo que me atrae de ella es también lo que me separa. Siempre tan igual a sí misma, tan tranquila, tan serena y mansa. Entonces es cuando recurro a la intensa B.
     Conozco a B desde siempre, fue compañera de escuela, alumna sobresaliente de ceño centrado y egoísta, jamás permitía la invasión de su espacio, su mano frontera entre su cuaderno y el mío, las mismas manos de uñas recortadas y diestras que en la granja de su padre manejaba con eficacia las ubres de las vacas. Yo siempre soñaba que alguna vez, con suerte, se moverían dentro de mis pantalones. En el instituto fuimos novios de besos y alguna caricia, pocas. Dejé de salir con ella porque quiso presentarme la comida nutritiva de su madre, a su robusto padre, a sus rollizos hermanos y hasta a la abuela inquisidora que enseguida determinó que no le gustaba nada un torpe canijo para su inteligente nieta. No nos vimos durante algún tiempo porque pensé que pronto engordaría como toda la familia, como las vacas de su granja. Ahora tiene un cuerpo de curvas perfectas y una mente privilegiada. Somos compañeros de Facultad en Ciencias Matemáticas y me conmueve hasta la erección la voluntad de su mano despejando incógnitas.
     Y aquí me tiene sujeto a su voluntad con cintas de cuero, le suplico que me suelte, necesito orinar, me estoy reventando. Dice que no, todavía no. Entonces es cuando pienso en A, mi dulce mujer obediente. Cuando le digo ven niña, ella lo deja todo y enseguida acude a socorrerme de la otra.
     Una es un solo de saxo trepidante y otra un lento slow blues.
     A es la potencia de la mecánica cuántica en mi lecho y en mi sexo, B la belleza que abarca todo lo simple.
     A una la someto, la otra me esclaviza.
     Son las constantes de mis días y el cielo estrellado de mis noches.
    B y A forman el abecedario completo, son ecuaciones perfectas, no tengo necesidad de despejar ninguna incógnita, ambas son binomio y complemento, inicios de un epitafio, las necesito en mi vida y en mi cama con la misma urgencia y en la misma medida porque soy navegante de la piel de mis mujeres con cuaderno de ruta sin rumbo fijo.
                               


                                      Tara (Isabel Caballero)


















                          Versión anterior


     Declaro estar firmemente enamorado de las dos, no podría prescindir de ninguna de ellas.  Amo sus diferencias y sus similitudes, el pelo ensortijado y cobrizo de A, la manera en que la luz se enreda en la curva de cada uno de sus rizos; de B su corto cabello lacio  que resalta el delicioso perfil de su nariz, sus ojos grises y algo miopes de mirada fija cuando me observan con el mismo rigor que resuelve ecuaciones. Adoro de A su intimidad de algodón de bragas blancas, siempre blancas, sin adornos, el vello púbico ligeramente más oscuro que su rojiza melena. Me gusta el vientre plano de la una, los pequeños pechos de areolas sonrosadas de la otra y, sobretodo,  su entrega sumisa; de B el frunce de los labios cuando propone con su endiablada inteligencia juegos y situaciones.
     A veces imagino que las mezclo aunque case tan mal el diálogo fluido de B con el tartamudeo retraído de A, el desparpajo existencialísta y estimulante de la primera, tan diferente de la cercana afectividad, de la ternura de mi muy querida muchacha. Pero a veces, solo a veces, me aburre porque es demasiado predecible, lo que me atrae de ella es también lo que me separa. Siempre tan igual a sí misma, tan tranquila, tan serena y mansa. Entonces es cuando recurro a la intensa B.
     Conozco a B desde siempre, fue compañera de escuela, alumna sobresaliente de ceño centrado y egoísta, jamás permitía la invasión de su espacio, su mano frontera entre su cuaderno y el mío, las mismas manos de uñas recortadas y diestras que en la granja de su padre manejaba con eficacia las ubres de las vacas. Yo siempre soñaba que alguna vez, con suerte, se moverían dentro de mis pantalones. En el instituto fuimos novios de besos y alguna caricia, pocas. Dejé de salir con ella porque quiso presentarme la comida nutritiva de su madre, a su robusto padre, a sus rollizos hermanos y hasta a la abuela inquisidora que enseguida determinó que no le gustaba nada un torpe canijo para su inteligente nieta. No nos vimos durante algún tiempo porque pensé que pronto engordaría como toda la familia, como las vacas de su granja. Ahora tiene un cuerpo de curvas perfectas y una mente privilegiada. Somos compañeros de Facultad en Ciencias Matemáticas y me conmueve hasta la erección la voluntad de su mano despejando incógnitas.
     Y aquí me tiene sujeto a su voluntad  con cintas de cuero, le suplico que me suelte, necesito orinar, me estoy reventando. Dice que no, todavía no. Entonces es cuando pienso en A, mi dulce mujer obediente. Cuando le digo ven niña, ella lo deja todo y enseguida acude a socorrerme de la otra.
     Una es un solo de saxo trepidante y otra un lento slow blues.
     Las necesito en mi vida y en mi cama con la misma urgencia y en la misma medida porque soy navegante de la piel de mis mujeres con cuaderno de ruta sin rumbo fijo.
    Hasta que ambas me descubrieron fui el más feliz de los hombres. Una fórmula tuvo la culpa: F=4.π.10-7.l2.L/2.π.1 “la magnitud de cada una de las fuerzas eléctricas con qué interactúan dos cargas puntuales es directamente proporcional al producto de las cargas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa” o expresado de otro modo “Dadas dos cargas puntuales y separadas una distancia en el vacío, se atraen o repelen entre sí con una fuerza cuya magnitud …“ en fin, lo que para una mente ordinaria son galimatías, para la prodigiosa inteligencia de mi muchacha B es una ecuación resuelta, la fórmula le hizo despejar la incógnita de que los momentos que no pasaba con ella existía la alta probabilidad matemática de que mantuviera una relación X, aunque puede que la fórmula no tuviera la culpa, sino las bragas blanca de algodón que encontró entre las sábanas, y a la desbragada volviendo a reclamar su perdida prenda, una evidencia imposible de rebatir ni siquiera por medio de alguna fórmula mágica.

90 comentarios:

  1. Hola Tara,
    Me perdió la fórmula. Estaba encantado con el despliegue de imágenes "pal querer dos mujeres a la vez y no estar loco" y el guiño a la La Ley de Coulomb me afiló los dientes. ¡Van a saltar chispas! pensé.
    Mi gozo se disipó con la bomba retardada de esa fórmula que me desconcertó totalmente. Hasta que alguien me la explique no puedo con el desasosiego, porque es a la fórmula a quien culpabiliza el personaje narrador, y yo no la entiendo y eso me frustra. Aparece una letra L que supongo es en referencia a a la verificación experimental de la ley con dos péndulos, pero no lo acabo de encajar en el relato. Con lo que me cuente el personaje si se digna contestar al comentario jejeje, escribiré algo más.
    La verdad es que Coulomb da mucho de sí, en mis años tardoinfantiles, se utilizaba una regla mnemotécnica para memorizar las unidades eléctricas:_Un amperio y un faradio se fueron a dar un voltio se metieron en un watio y se dieron pol culombio_ (tonterías)
    Me gustó mucho la ligereza y el conflicto planteado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No le busques 5 patas al gato porque no la tiene Javier. Solo es un juego, sin más, me gusta mucho jugar ;)
      Te devuelvo el abrazo colega.

      Eliminar
  2. Yo también tengo una fórmula para memorizar:

    RIPIO A UN ÁTOMO

    RIPIO A UN ÁTOMO


    El enlace convalente se me escapa
    con tendencia a ceder sus electrones
    y por mucho que le agarro los protones
    se dilatan con la térmico-dinámica.

    El electropositivo va la caza
    de un gas noble que se escapa.
    Flatulencias, dispersiones en el aire…
    son el Helio y el azufre que se enlazan.

    Los iónicos forman corros
    las valencias ya se abrazan
    el oxígeno fusionado con el sodio
    se me sube a la cabeza ¡Ay socorro!

    Con el átomo me enredo
    Se me escapan los conceptos
    de moléculas, alcalinos,
    bario, radio, talio, iridio,
    osmio,litio y hasta un indio
    y en la punta de la tabla una cabra:
    Quién rubrica ésta charada

    Tara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Osti, que bueno, me encanta el ripio me lo pido pa reyes

      Eliminar
    2. jajja pa ti pa siempre Eme.
      Me voy a mimí, que me han hecho trabajar mucho hoy ¡ea!

      Eliminar
  3. juo, juo, ... lo que usted diga, querida maestra. Si hay que jugar se juega. No obstante tengo la impresión que perdido en fórmulas y sustalos exasperantes ese personaje narrador se perdió algo y no vió como a ella se le agolpaba el clémiso, por eso ahora le tiembla el troc viéndose ordopenado hasta el límite de las gunfias. Y ahí está la debilidad tal vez y no en el quinto pie del gato como muy bien dices. Un relato que puede dar mucho de sí, no en vano se juega con la electricidad estática, la más peligrosa sin duda ;-)
    Gracias, gracias y un nuevo abrazo desde el juego

    ResponderEliminar
  4. Saltan chispas... Un relato muy visual y conducido de un modo muy elegante. Fantástico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elegante lo que se dice elegante... no sé yo ;)
      Gracias Marta, estuvo ingenioso lo de las chispas.

      Eliminar
  5. Pues a mí me parece que entre fórmula y fórmula saltan chispas de ironía. No sé por qué me imaginé que tanta curva le juegan una mala pasada al amigo y se unen A y B para gastarle una broma. Muy divertido Isabel. He disfrutado mucho. Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso le pasó al prota por acaparador... y por no revisar las sábanas.
      Un beso querida Anita.

      Eliminar
  6. ... y sí Ana, la ironía es algo de lo que me cuesta desprenderme. Ya quisiera que me salieran personajes tan románticos como los tuyos, pero nada, que no hay manera chica ;(

    ResponderEliminar
  7. Bravísima, Tara.
    Puro derroche de originalidad, empezando por el título y acabando por esa explicación matemática de la pasión. Tenía entendido que los polos opuestos se atraen, pero ahora me doy cuenta de que esa atracción no tiene por qué producirse solamente de forma bidireccional, sino que puede haber un tercer elemento disfrutando de pasiones contradictorias en medio de un complejo triángulo emocional.
    Este es uno de mis relatos favoritos. Bueno, de tus relatos, mejor dicho. :D
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Menos mal que te gustó Sofía!
    Cuando escribo mis cuentos, y más si me lo paso bien como me ocurrió con Hoja de ruta, una vez expuesto siempre tengo dudas sobre su... vamos a llamarlo, calidad narrativa.
    Te cuento que la fórmula es inventada, aunque hay parámetros factibles, por ejemplo la "L" y algunos más que tanto desconcertó al amigo Javier Moreno y no me extraña nada que así fuera... que lo sacó de su doblete sensual del nirvana :)
    No hay que buscar siempre explicaciones racionales, digo yo, que no soy física, ni química, ni nada que lo parezca, solamente escribidora ;)
    Qué bueno Sofía que sea este loco-cuento-loco de tus favoritos.

    ResponderEliminar
  9. Es un cuento precioso, casi mágico en las descripciones y el desarrollo. Pero lo de la fórmula me sacó de clima y coincido con Javier. La idea de la fórmula está bien, pero me pareció larga la explicación de la misma, que a mí, cero en matemáticas, no me aportó nada.
    Simplemente te expreso mi opinión, querida Isabel.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces muy bien en expresar lo que sientes querida Mirella, te agradezco tu sinceridad compañera.
      Un abrazo de los grandes.

      Eliminar
    2. Esta versión del final es otra cosa, querida Isabel, sigue el estilo del imicio. ¡Bien!
      Permitime una intervención más. Yo le sacaría "Son las constantes de mis días y el cielo estrellado de mis noches". No le agrega nada y es una frase un poco trillada.
      Un enorme abrazo, linda.

      Eliminar
    3. Mmmm....(pensando)
      A mi me gusta la frase, la voy a dejar.
      Mirella, quiero agradecerte de nuevo tu ayuda que, creo, ha hecho que evolucione el relato, espero que para bien :)

      Un abrazo gigante y agradecido.

      Eliminar
  10. Creo que el relato era sumamente rico, Isabel, hasta que lo bajaste de un piedrazo en pleno vuelo, introduciendo la fórmula y volviéndolo un lugar común, totalmente predecible.
    Creo que el final no condice con el desarrollo y achata por completo la magnitud lanzada con que viene desarrollándose.

    Quizás quisiste dar un golpe de efecto, pero no está conseguido, por lo menos en mi opinión y además, se carga el relato completo. Parece un añadido, algo que tenías que poner para algún objetivo ajeno al relato original y por eso suena tan descolgado, incluso en su redacción, de lo que termina en (apunto a que ese era el final original): cuaderno de ruta sin rumbo fijo.

    Una verdadera pena y este lector, que se va medio frustrado.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, si dos escritores y lectores como vosotros, considerais que es un golpe de efecto que daña el clima del relato... pensaré otro giro, lo digo en serio, y además agradezco, repito, las opiniones sinceras.
    Si lo consigo o lo logro, os pondré por aquí "el arreglo", por lo pronto toca asimilar.
    Un abrazo Gavrí y graciasss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tres escritores, que ya son tres las opiniones similares, así que seguramente no vais desencaminados.

      Eliminar
    2. Bueno, Isabel, como relato ahora quedó redondo, pero si quisieras incluir la parte de la fórmula, aunque sea como ejercicio, podrías intentar trabajarlo de nuevo para que el final original encaje sin desarmonizar. O sea, comenzar desde lo anterior a la fórmula, de modo que lo que se dice acepte un final como el propuesto.
      Lo sugiero a modo de ejercicio, nada más.
      Abrazos

      Eliminar
    3. uff por hoy ya es suficiente, me voy a la cama compañero.
      Gracias Gavrí

      Eliminar
  12. Dos mujeres tan distintas que se complementan y completan a nuestro protagonista. Un relato mágico-científico muy bien narrado.
    Mucha suerte Tara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bruno, he cambiado el final, no sé si llegaste a leer la nueva versión.
      Hasta pronto Bruno.

      Eliminar
  13. Anonadada,dícese relativo al ánodo, no ano, de anillo compartido en tri-valencia. Qué ejercicio matemático para subir el capital bursátil literario compañera. Cómo lo has dejado en reserva del tintero, arrancaré con más velocidad la próxima que ahora no me fío de todo lo que puedo contarte...pero ilustrativo con cojones, llámese igual a valiente.

    ResponderEliminar
  14. Pues aún no sé por cual de los dos relatos me decantaré... supongo que el de la versión corregida, ya lo pensaré, ¿tú cual prefieres Emerencia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tara a a riesgo que me enrolle iba a escribirte (no a describirte por privado) y luego me dije, pero si hay hasta polémica con las versiones, anda pues aquí que dejo mi versión, digo mi apreciación ¿o ecuación? uy es que para esto las matemáticas las tengo muy oxidadas, pero de algo si me acuerdo. Lo primero es que una mente matemática tiene algo de autismo, algooooo, eso quiere decir que piensa con... la cabeza, mucho, bastante (me viene mi profe de matemáticas de la uña larga en el meñique del instituto, ese, ese me viene a la cabeza)por lo tanto la versión original es original de una mente matemática, tu protagonista, solo él podía pensara así, aunque ¿no se donde metería la suma 1+1+1=69?
      solo tu prota es capaz de probar todas esas conjeturas e iniciar teorías con sus valores A y B, las conoce muy bien, y sabe despejara la variable: placer; para eso tiene entrenada la mente, y conste que para ello ha tenido todo un proceso de aprendizaje. Que quiere esto decir, que con ese protagonista es la versión original, y el que no la entienda ah, se siente, a estudiar matemáticas. Las matemáticas dicen que son muy capaces de desvelar secretos de amor, lujuria y con ellas encontrar a la pareja ideas, hasta puede haber cifras detrás de los orgasmos. Te he buscado un vídeo muy ilustrativo que animo a que más de uno vea para entender a este protagonista y su declaración de amor. Cambiar la gráfica: http://vimeo.com/5504856 Así que, Isabel con la versión "corregida" acaba de sufrir un ictus epiléptico con la versión arreglada. En cuanto a relato en sí, sin hubiera leído la versión original, me parece muy digno, no hace pensar tanto. Esto me lleva a repetirte, como muchas veces me dices, que escriba o reescriba como yo creo que son mis historias, sin cambiar su esencia. Los dos relatos cambian el final y al personaje a mi manera de entender, de otra escribidora no más de masilla incipiente jeje. Un beso y ni corrijo, ahí va...

      Eliminar
    2. Qué bueno Emerencia el vídeo de las gráficas de las relaciones sexuales. ¡Qué presión! ¿no? Muuuy bueno, ahora con el puñetero futbol lo tiene claro (ella)

      Yo creo, si me permites opinar sobre mis propios trabajitos, que la primera versión, la original, aunque rompiera el clima era más espontánea, y la segunda más currada manteniendo el ritmo inicial. Supongo que es cuestión de gustos. Ahora... que me haceis trabajar un montón ¡ufff!
      Sobre las matemáticas, quien las entienden y gusten dicen que es un mundo apasionante... nu sé yo ;)
      Gracias por tu respuesta Emerencia, tienes que ser, seguro seguro, una tía interesante además de simpática, fijo que sí.

      Eliminar
  15. La Ley de Coulomb (aunque la fórmula no se le parezca en nada) te ha venido al pelo para ilustranos el eróticomagnetismo entre cuerpos con carga (erótica o eléctrica, da lo mismo), pero parece que le has puesto demasiada pasión matemática y los lectores se han quejado, ja jaa
    Bueno, ¡que suerte que yo vengo con las dos versiones escritas!. Como me he leído primero la definitiva, te cuento mi impresión. Entre las dos, el sentido cambia de rumbo. La versión inicial, convierte al envanecido por amo y satisfecho por esclavo protagonista del relato, en confundido alumno de las incongruentes matemáticas de las bragas blancas.
    Torturas lingüísticas aparte, entre las dos, me quedo con la última versión, porque tengo que pensar menos en las fórmulas y más en las sensaciones... Mmmm, ese cuero sudoroso, es vello oscuro bajo el blanco inmaculado. También ha sido un acierto mantener frases geniales que me han encantado. Lo cierto es que he disfrutado con tus dos versiones... Me han conmovido hasta la... Bueno, mejor lo dejo, no quiero ponerme sentimental.
    Ah, y otra cosa: Gran trabajo para perfilarnos el carácter del narrador. Eres una artista del disfraz.
    Un fuerte abrazo, compañera

    ResponderEliminar
  16. Pues nada Isidoro, ya me has convencido, dejaré la versión que más os convence para el Tintero. Como tú bien dices, más sensaciones y menos pamplinas, digo... fórmulas.
    Ya tengo guardado "Valle oculto" aunque aún no he tenido tiempo de echarle un ojo, ni dos.
    Un abrazo gigante amigo Isidoro.

    ResponderEliminar
  17. Vaya con las matemáticas jajaja Isabel, ambas versiones me parecen deliciosas pero veo que ya decidiste y sí estaría de acuerdo con los compañeros con la versión elegida. Aunque a mi me hubiera costado elegir pero es cierto que la fórmula acaba acaparando demasiado interés y lo que importa es esa atmósfera y esa sensualidad que tan bien vas dibujando.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;)
      Tú lo has dicho Conxita, la atmósfera no había que perderla. Suelo hacer caso a las críticas después de pensar en ellas, claro, y si es para ayudar al relato bienvenidas sean.

      Eliminar
  18. Es muy bueno Tara. Tus personajes están vivos, sienten y padecen como nosotros y a veces cometen lo mismos errores. No puedo decir suficientes cosas buenas. Me encanta esa mezcla o, mejor aún, como la ciencia sirve a tu ficción, a lo Clarke. Las cargas eléctricas son atraídas por sus opuestos. Es una ley universal y estamos hechos de esas mismas partículas. Pero, más allá de la matemática que nos atrapa, quedó clara la lección: ninguna teoría soporta el peso contrario de una evidencia dura y tangible, aunque sea de algodón. Saludos!

    PD,
    Lo de A y B me recuerda un cuento de Kakfa que leí hace mucho tiempo...y me gusta más la versión original ;-p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claaaro Ricardo, no hay nada más deshumanizado que un personaje perfecto (salvo por exigencias del guión jeje)
      A ver si recuerdas el título del cuento de Kafka que me ha entrado curiosidad curiosa.
      Gracias Ricardo, un cordial saludo compañero.

      Eliminar
    2. Lo encontré! Este es el cuento que te decía:
      https://ciudadseva.com/texto/una-confusion-cotidiana/

      Eliminar
    3. Lo acabo de leer, no conocía ese cuento de Kafka ¡me encantó!
      Gracias Ricardo.

      Eliminar
  19. Odio las matemáticas, siempre lo traen todo abajo y este es un buen ejemplo con el pobre protagonista al cual le fastidio el sueño de sus dos mujeres. Pero el karma existe y llega de cualquier manera, hasta con fórmulas.
    Me encantó tu cuento, buenísima narración, muy ágil y fluida y muy original. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco se me dan bien las matemáticas... quita quita!!!
      Gracias Mendiel, un saludo.

      Eliminar
  20. Ay Isabel, con lo mal que se me daban las matemáticas y que rápido las he entendido con tus letras, :) Derrochan sensualidad visual. Lo que se dice amor, poco, poquísimo, pero de necesidad eso sí que no falta. Me ha gustado sumergirme en las dudas de tu protagonista.
    Un beso, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay Irene!, soy más de física (y no cuántica), que de química y mates.
      Un besazo Irene, saludos a tus tres preciosos perros.

      Eliminar
  21. Hola, muy buenas tenga su Capitana Merced:
    leí las dos versiones (ni sé qué es el Tintero de Oro) me gustó más la corregida. La anterior se pierde al final... y me chuté al Kafka: como siempre, es genial pero no me gusta su estúpida vida para nada.

    Manejaste A y B magistralmente, al estilo más mejor. Añado que leo tus narraciones consitudinariamente, anque a veces el humor para opinar me esquive.
    Besitos, el Grumete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hooolaaa mi grumete?¿Cómo vas colega?
      Te explico que tintero de oro es un concurso mensual de cuentos que comanda el compañero David Rubio con un rumbo estupendo , hablando en términos náuticos, que va viento en popa a toda vela.
      Muchos besos y un saludo de Pedro, ya sabes.

      Eliminar
    2. Acá tiene Loup la última convocatoria de Tintero de Oro, en verano le damos vacaciones al Jefe, que las tiene más que merecidas :)

      http://relatosensutinta.blogspot.com/

      Eliminar
    3. A veces corrijo tanto mis cosas que tardo en contestar, parte de la adicción internáutica. A veces pongo varias narraciones una tras otra, a veces no pongo nada (a veces el Pato vuela, a veces el Pato nada...).

      Gracias Capitana. Besitos.

      Eliminar
    4. Se hace lo que se puede cuando se puede grumete ;)

      Eliminar
  22. Mira que no sabría con cuál quedarme. Una es demasiado aburrida y la otra me queda bastante atrevida. Pero mira que afortunado que puede tener a las dos, aunque aquí pienso que el tipo se habrá meado de todos modos al seguir atado.
    Es fantástico Isabel, muy bien narrado como siempre.

    Para ustedes ¿qué significa canijo?

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  23. Canijo según la RAE= bajo, pequeño, débil, enfermizo.
    ¿Para ustedes tiene otro significado? Utilicé esta palabra en contraposición a la gruesa familia y las vacas gordas de la muchacha B.
    Gracias amigo Gildardo por venir a leerme, que ya sé que el "puñetero" futbol te tiene inducido ;)

    ResponderEliminar
  24. Me quedo con la primera versión.Me ha encantado Tara.Gran imaginación la tuya. Un beso

    ResponderEliminar
  25. Un relato rompedor sobre una relación a dos bandas analizada empíricamente con humor y desenfado. Describes muy bien las dos amantes como opuestas y complementarias. Yo me quedo con la segunda versión: el párrafo final refuerza y consolida la historia. El remate final es sencillamente delicioso.
    Suerte en el Tintero de Oro. Un abrazo, Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el relato cambia el sentido contado de una manera u otra.
      Muchísimas gracias Paco, un abrazo compañero.

      Eliminar
  26. Isabel, siempre es un placer leer tus textos, disfruto de la manera que tienes de escribir, eso que no se estudia ni se modifica. Es evidente que tu prosa me atrapa de entrada y me dejo llevar por ella de modo inevitable, he ahí la magia. Comienza la lectura y ya quedo preso del relato que me propone tu narrador. Porque ahí reside tu potencia, en el talento que tienes para ponerlo a contar, porque no puedo detenerme a descubrir fallos en la prosa, no puedo interrumpir la historia, quiero evitar que se disipe la satisfacción que me produce.
    He leído las dos versiones y también los comentarios. Tú sabes que no tengo formación literaria y para colmo no soy imparcial para analizar un texto: los tuyos me gustan todos, es inevitable. Por eso me quedo con los dos, Isabel, eres una magnífica escritora y para mí siempre estarás entre las mejores. ¡Suerte en el concurso!
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ayayayay Ariel! Recordaré tus palabras cuando me entren los bajones, (que haberlos haylos. Me das un chute de adrenalina para seguir escribiendo, aunque... como siempre, creo que eres tremendamente generoso con todos nosotros.
      Gracias Ariel, un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  27. Fuerzas mutuas de atracción entre dos cuerpos de diferente tamaño. De acuerdo con la mecánica newtoniana las dos fuerzas son iguales en módulo, pero de sentido contrario; al estar aplicadas en diferentes cuerpos no se anulan y su efecto combinado no altera la posición del centro de gravedad conjunto de ambos esferas.... Joder, pero qué pasa cuando los cuerpos son tres?
    Me ha encantado Isabel!

    ResponderEliminar
  28. jjajjaja Norte... pues para el caso de los tres cuerpos se puede atacar el problema con la teoría de perturbaciones (existe, que no me lo estoy inventado ¿eh?: se parte de un problema de dos cuerpos y se considera que el tercero “perturba” la posición de los dos primeros. Vamos, cuestión de organización, supongo.

    ResponderEliminar
  29. El yin y el yan que podríamos decir, o fuerzas complementarias en forma de mujer, cada una con su encanto y sus defectos. Al final todos perseguimos dar con la persona que reúna las caracteristicas deseadas, pero ante la imposibilidad de encontrar lo que buscamos en una sola alma el narrador ha optado por escoger a dos contrapuestas. Un relato muy bello, donde la expresividad y el cuidado por las palabras son su mayor fuerza, en las que recae el peso de la narración.
    Llego tarde y he leído el debate que ha surgido en cuanto a las dos versiones. Tras las argumentaciones vertidas es fácil ahora señalar con el dedo y asumir como propias algunas de las opiniones. No obstante y sin deseo de hacer sangre, he de reconocer que estoy de acuerdo en que el final de la primera versión desentona con el relato, rompe la fluidez con la que lo hemos venido leyendo y disfrutando y nos desconcierta un tanto. Me quedo, yo también, con la segunda.
    Te deseo mucha suerte en el Tintero Isabel. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces se intenta nuevas formas y modo, experimentando, ya sabes.
      Gracias Jorge, un abrazo.

      Eliminar
  30. Gracias, Isabel, por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  31. Dado que soy una auténtica inepta con las matemáticas, me ha gustado mucho más la versión corregida. Además, hablar de esa materia tan sórdida (para mí) con poesía me admira.
    Has conseguido que empatice con un tipo que, en principio, me pareció egoísta. Eso de querer a dos, desde mi mente femenina y feminista como que me chirría, pero sus explicaciones me han, casi, convencido ;)
    Buen relato, espero que tengas mucha suerte en el Tintero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes Kirke lo que nos ocurre a los que escribimos (aunque sea en modo aficionado), que nos metemos o intentarnos ponernos en la piel del o de la que escribimos. No suelo moralizar con mis personajes, en lo personal puedo pensar que es un peassso sinverguenza, y sin embargo puede resultar, en papel, maravilloso y lleno de matices. Que te voy a contar a ti compañera.
      Un beso, suerte para ti también Paloma.

      Eliminar
  32. Excelente relato , lleno de magia, originalidad, ocurrencia e ingenio.No hay palabras para tanto talento.Felicitaciones.Abrazo y suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
  33. Me ha encantado el relato. Has creado una atmósfera sensual entre el A y el B y el protagonista. Me has hecho recordar a un profesor que tenía un dilema entre su esposa y su alumna. Y creo que podría ser una buena comparación de pensamientos y fórmulas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como la esposa de tu profe se entere del dilema va a despejar la incógnita de una patada en el trasero de su maridito ;)
      Un abrazo Mari Carmen, hasta pronto.

      Eliminar
  34. Hola Isabel

    toda una sorpresa tu relato.

    Me encanta la forma en que describes a las dos chicas, parece que las estás viendo. Esa comparación continua es la clave...

    En cuanto a lo de la primera versión, a mi me gusta, lo de la fórmula es una idea. Quizás si planteas el relato como una conversación entre amigos, la parte científica podría aportarla el que escucha, en la búsqueda de la solución para el problema del amigo. Uno más loco que el otro... podría cuadrar!

    En fin, me lo he pasado muy bien durante las lecturas...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contenta Paola con este ejercicio que he hecho, en parte gracias a la opinión (opiniones diversas), en la que el relato se ha desarrollado por vías diversas. Me propones una tercera alternativa que no descarto.No es mala idea compañera, la de los dos amigos opinando, puede dar mucha miga.
      Gracias Paola, y te repito por aquí lo mucho que me gustó tu relato para Tintero.

      Eliminar
  35. Me parece un relato magnífico en sus dos versiones. No soy un lector con una gran capacidad de análisis, simplemente me dejo llevar por lo que me transmite el relato. Tú sabes describir, narrar y provocar esas sensaciones para que el lector se siente y disfrute con todos los sentidos. Un placer leerte, como siempre. Suerte en el concurso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose. Sentir y disfrutar con todos los sentidos es lo que hice yo con tu aporte para Tintero. Somos afortunados de contar contigo en Tintero.
      Un besazo y hasta pronto Jose.

      Eliminar
  36. Uf! Estoy un tanto perdida entre electrones y protones y como no soy "neutrona" me decanto por el primero. Me ha gustado mucho la forma de llevar el relato.
    Por cierto, el ripio a un átomo me ha encantado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejje Ana... no me extraña que te pierdas entre tanto electrón-protón.
      Lo del ripio me divertí cuando lo escribí, solo es una broma.
      Un abrazo Ana.

      Eliminar
  37. Hola, Isabel. He intuido que habría diversidad de opiniones entre los comentarios por el hecho de compartir con nosotros las dos versiones del texto, por lo que he preferido saltármelos para evitar cualquier influencia.
    Te confieso que he disfrutado con las dos, aunque si he quedarme con una, lo haría con la primera, la que presentas a "El Tintero", a pesar de que yo siempre he sido más de matemáticas que de letras, ya ves...
    Y, continuando con la sinceridad, te diré que, aunque me ha gustado mucho, no tanto como algún que otro texto tuyo que he tenido la fortuna de leer con anterioridad; pero mucho al fin y al cabo. Tu estilo es siempre elegante y el tema elegido, que llevas por tus particulares senderos, me recuerda que hace un par de días me regalé la escucha de "Corazón loco". ♫ Y no estar loco... ♫
    Te deseo mucha suerte en "El Tintero".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Patxi. Así me gusta, la sinceridad por bandera, además la enarbolas (la bandera) desde el respeto y el compañerismo, soy consciente que no todo lo que escribimos tiene que gustar al 100 % siempre.
      A ver si pronto leo tu aporte para tintero, que estoy yendo por orden para que no se me escape ninguno.
      Un abrazo Patxi.

      Eliminar
  38. Un relato sensual y atrevido pero muy elegante. Me encanta, Tara. Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Excelente relato. Alta calidad narrativa. Geniales los retratos de las ambas damas. De Física, cero al cuadrado (tampoco sé qué sería), pero los ilustrados comentaristas lograron al respecto. prenderme alguna lucecita. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cero elevado a cualquier exponente positivo es igual a cero, por acá decimos cero patatero, así que no vas descaminada Beba ;)
      Muchas gracias compañera, nos vemos en la gala final de Tintero, ponte guapa.

      Eliminar
  40. Hola Isabel, siempre leo tus escritos y luego vuelvo a ellos, así con este. La foto que has puesto que no tiene nada para reprochar, me pareció ridículo que dijeran que no era adecuada, como soy rebelde sin causa si dicen que no, me gusta más...Bueno no voy a impresionar con un comentario tratando de descifrar qué has querido decir con tal o cual cosa. A mí sin ninguna duda me ha gustado mucho más la versión corregida, los últimos párrafos del final me parecen muy buenos. Si tu protagonista se declara estar enamorado de las dos, pues así hay que respetar esta decisión y no darle más vueltas al asunto. Le gustan las dos mujeres, claro esto puede tener consecuencias como la que dejas entrever..La personalidad de las dos muchachas está muy bien definida. Me encanta el tono atrevido y el desparpajo que le da un sello a tu escrito. Y así lo dejamos. Enhorabuena por tus letras Isabel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. A mi también me asombra que algunas organizaciones virtuales, entre ellas por lo visto facebook, tachen como de inmoral la imagen estética de la foto ¡¡en fin...!
    Ya sé que me lees siempre Mirta y te lo agradezco mucho compañera.
    Un abrazo y hasta pronto Mirta.

    ResponderEliminar
  42. Recordé la definición de "Límite" el 0/0 sería el límite entre ambas. Parece que se puede amar a dos mujeres a la ves, dejando, de lado, como dice la definición, lo que ocurre en el 0/0. Te dejo un cariño... o dos.

    ResponderEliminar
  43. Ni idea de lo que significa 0/0
    Gracias por venir a leerme Unknown
    Un abrazo... o dos ;)

    ResponderEliminar
  44. Enhorabuena, Tara, por tu premio!
    Ha sido un relato encantador con el que nos has dejado con la boca abierta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. ¡¡¡Enhorabuena por este "Tintero de Bronce, amiga Isabel!!!
    A seguir escribiendo...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Muuuchas gracias Patxi.
    Un abrazo de los grandes grandes.

    ResponderEliminar
  47. Bravo, Isabel, por el merecido tintero, que ya veo que empieza a ser parte de una colección. Un abrazo de los muy afectuosos!!, desde Buenos Aires hasta tu isla.
    Ariel

    ResponderEliminar
  48. Me alegro de saber de ti amigo Ariel.
    Gracias por tu felicitación, mis compañeros es que son muuy generosos conmigo.
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Gran amiga recién ubico tu Blog y este en particular me sobrevivió y creo que como a cada varón por lo general lo hace regresar a los recóndito de su oscuro pero lleno de brillo que es lo que ocurre cuando tienes siempre en el largo camino de tu vida un A y B , un Brazo y siempre será un gusto leer tu Bloc, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tunante, por tu lectura y aportación. Un abrazo.

      Eliminar