Páginas vistas en total

jueves, 11 de julio de 2019

El cerebro del alma





                                                                                 







    Antes de abrir la puerta hubo un tiempo en que bandadas de aves  acudían a visitarme. Sus arrullos, gorjeos, graznidos y trinos me reconfortaban. Entre todas ellas prefería a los colibrís. Batían sus alas mientras libaban del alma de mi cerebro o del cerebro del alma. Cuando extendían sus lenguas... ¡ahhh!, entonces  todo se inundaba de infinitas  impresiones! El color de la música, el sexo redimido, la piel abierta, los sentidos dispuestos a recibir sus caricias excitando puntos vírgenes que  incendiaban sensaciones jamás imaginadas.
    —Son alucinaciones que recrea tu mente enferma. ¿Desde dónde  vienen tus pájaros?, ¿dónde están las huellas de sus pisadas?, ¿y los excrementos?..., porque defecarán ¿no? —ironizaba el doctor.
    —Acuden desde los lejanos páramos, las suaves praderas, los  húmedos manglares y los bosques umbrosos;  desde el calor de los cielos y la frialdad de los infiernos, y no cagan porque vienen ya cagados.
    Ya no escucho voces. Más allá de la puerta, el mundo exterior  es plano. El psiquiatra diagnostica  esquizofrenia en fase residual. Pienso que rebaja el paraíso a patología.


                                                                174 palabras


                                                                                                                             Isabel Caballero 


                                            



                                                    






lunes, 8 de julio de 2019

PROSOPÓN




PROSOPÓN

Sin máscaras, sin parodias
persona que suena
resuenan personas
¿Y cómo te digo que duele
que ya tu mirada
que ya tu mirada
no mira de la misma forma?
Cuelgas la careta y
dices que sí, que aún todavía
me quieres de aquella manera
de cuando decías, decías…
No valen poemas
no valen palabras vacías
mentiras de plata de cuando mi piel
a ti te ponía… ¿recuerdas?
de aquella manera
No valen  ya  versos
sin ecos apenas
las verdes fronteras
que ya no  suenan…  a nada
Hablan los poetas
suenan, resuenan
de aquella manera.



Unos versos sin pretensiones poéticas, dedicado a la amiga Emerencia.