Páginas vistas en total

viernes, 11 de enero de 2019

Algo parecido a una carta de amor mientras escucho un saxo





                  Algo parecido a una carta de amor mientras escucho un saxo



   Cariño, te escribo desde la mesa de la cocina, a mi lado hay un centro de naranjas de la China China China que tú llamas mandarinas, ¡huelen a gloria bendita!
   Cuando leas la presente, parece que te estoy viendo, seguro sacarás el lápiz amarillo de penalizar las terminaciones en “inas”. Apunta siete.
   Ahora salgo a pasear, ¿me ves?, estoy paseando. Se me quedan las cosas, todas las cosas, colgadas de los ojos, y es que me fijo mucho para después contártelas. El cielo es más amplio desde que te escribo. Mira, en la playa hay una joven madre tumbada boca abajo sobre la arena. Su niño chico, más de dos años no tendrá, le ha parecido que el lugar más cómodo es el trasero de su mamá, se ha sentado satisfecho en el curvo sofá, claro que pronto se cansará de su mullido trono porque los niños son así, se aburren de los juegos enseguida. Me gusta contarte esto porque sé que vas a sonreír. Hacerte reír siempre me ha resultado fácil, que me quisieras para “los siempres” un imposible.
   Escucho el mar que va y viene, a veces solo parece que viene. De vez en cuando, una ola mayor que las otras hace más ruido que las demás al llegar a la orilla, en su retroceso los cantos y piedras que arrastra la resaca suenan a... no me sale la palabra, ¿cómo llamarías al sonido de las piedras cuando retroceden? Escríbeme y cuéntamelo, cuéntamelo de esa manera tan tuya, colocando las palabras como gemas preciosas, una tras otras, íntimas, sin estorbarse. Cuéntamelo a tu manera, ya sabes de lo que hablo.
   ¿Recuerdas cuándo los tres, el schnauzer, tú y yo, éramos tan felices? , claro que la felicidad tiene la mala costumbre de comportarse con efecto retroactivo, cuando se escurre de nuestras vidas nos recuerda aquella vez en la que ¡Ay! fuimos tan felices sin saber que lo éramos. ¡Vaya!, acabo de hacer algo parecido a un retruécano, que consiste en repetir una frase en el orden inverso de los elementos,   y ya sé que sonríes conmigo pues fuiste tú quien me enseñó  las figuras retóricas y sobre cómo dejarse llevar con el cuerpo. Sobre el manejo del  alma nunca hablamos.
   Me gustaría decirte algo interesante, como por ejemplo: “la labor incesante del sujeto trascendente culmina en la unidad última del sujeto y el objeto, (estoy recitando una frase de uno de tus sesudos libros olvidados en mi casa, en aquella nuestra casa). La leo una y otra vez... la labor incesante del sujeto extravagante... la extravagancia del sujeto cesante... y con franqueza, no tengo ni puñetera idea de lo que significa.
   Vuelvo a casa. Suena  un saxo mientras intento algo parecido a una carta de amor. Prometo no mencionar en ella las palabras prohibidas: Felicidad, Alma, Corazón, Siempre, Nunca, Adiós. Prometo pasar por encima de las frases grandilocuentes y comprometidas, no rozar las emociones, navegar entre dos aguas, mantener el tipo, ser equilibrada, acróbata de la cuerda floja, no respirar por si acaso duela, prometo sobre todo no amarte. Acabo de decirte una mentira.
   Y porque la vida es así,  te deseo que escribas bien y mucho, también a mí misma, no para que, como siempre, triunfes o yo consiga publicar, solo para que nos mantengamos en pie como hasta ahora hemos hecho.




                                          Tara  (Isabel Caballero)

81 comentarios:

  1. Qué bonito, Isabel! Qué bien logrado ese clima de melancolía, de ternura y de tristeza contenida. El último párrafo es fantástico. Muchas felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta. Espero seguir con la tónica de leer con atención a los compañeros entre los que te encuentras Marta. Hasta muy pronto.

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho eso de la felicidad retroactiva, un poco lo que parece que le sucede a tu protagonista, aunque una lectura más profunda se ve que está por encima de su pedantería. Qué placer reencontrarse con esa ironía tan tuya impregnada de ternura.
    Un beso muy grande, Isabel. Te echaba de menos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buena lectora eres Ana!, tenía algo de inquietud que confundieran cierta pedantería puesta con total ironía y que habría que achacar más a la pareja sesuda (ex) de la narradora de la historia.
      Un beso querida Ana.
      P.D. Estoy con tu relato, ya te diré.

      Eliminar
    2. "Ex" en el contexto literario. Nada que ver con la realidad...¡ahh... por si acaso! :)

      Eliminar
  3. Precioso, pero qué triste. Es cierto que la felicidad duele cuando ya ha pasado, y cuanto mayor ha sido, más duele.
    Tienes una manera maravillosa de combinar las palabras y de conseguir con ellas sugerir bellas imágenes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Rosa, ya sabes que la vida tiene esos contrastes, belleza y tristeza, lo que hay es lo que hay compañera.
      Un beso y mil gracias Rosa.

      Eliminar
  4. Una carta de amor, lo más parecida posible al amor. Te retroalimentas de la palabra escrita, me parece verte disfrutar en la complejidad del lenguaje utilizado, dónde no hay símiles, ni metáforas, ni las típicas palabras que se suponen en una carta amor. Diría que es la antítesis, de la misiva amorosa... sí, esa dónde se nombra la felicidad, amor, alma...

    Un gran abrazo literario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, por fin tengo tiempo para contestaros a todos. Un abrazo grande para ti también compañera. Mil gracias.

      Eliminar
  5. El efecto retroactivo de la felicidad,... veo que nos ha gustado a más de uno,... es como un calderón en una partitura que te deja, así en suspenso, durante un rato pensando en esa felicidad vivida sin paladearla, como si te la bebieras un buen vino a grandes sorbos.
    En todo caso noto cierta felicidad contenida,... como de liberación,... quizás nuestra protagonista debería agarrar este momento y disfrutarlo de verdad ;)
    Me encantó tu relato,... y tu ironía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué pedazo de pecado tragarse un vino a grandes sorbos ¿verdad? :)
      Gracias Norte... ya le echaré un ojo, o mejor los dos, por donde has viajado esta vez.

      Eliminar
  6. Ya echaba en falta tus letras, Tara. Menuda carta de amor. Escribes tan bonito, como dirían en Latinoamérica (no sé si también en tu tierra), que me he visto obligado a releer algunos párrafos para disfrutar mejor de tus letras. Elogio tu forma de escribir algo tan bello con tanta naturalidad y aparente sencillez.
    Tanto el amor como el desamor hacen correr ríos de tintas pero, no sé porqué, creo que esta carta no llegará a su destinatario. Si es así, él se lo perderá.
    Me ha encantado volver a leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí decimos como vosotros los peninsulares: escribe bien, mal, o regular :)
      Muchas gracias Josep Mª, espero que participes en Tintero.
      Un fuerte abrazo compañero.

      Eliminar
  7. Coincido totalmente con Josep, la belleza de tu estilo está en la naturalidad y en la aparente sencillez. Porque la protagonista, con mucha soltura y a pesar del amor que se desprende de sus frases, no deja de tomarle un poco el pelo a ese personaje tan intelectual y exitoso que recibirá la carta.
    Enternecedor relato, querida Isabel.
    Un gran abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirella, mira que os tengo abandonados a vosotros mis compañeros, ya vi que escribiste para tintero, ya te diré. Besos amiga Mirella.

      Eliminar
  8. Me ha gustado mucho Tara.Ese baile de aquí para allá optimista y amoroso y por si acaso, dejar de respirar para que no duela.Besos grandes
    .Muchos beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un baile de aquí pallá y de allá pacá... eso es, tú lo has dicho Betty, las cosas del amor ya se sabe. Besos.

      Eliminar
  9. Mantenernos en pie. Buena tesis en un relato magnífico. Una voz narrativa muy bien lograda para mostrar un mundo que tal vez nunca existió. El concepto de la felicidad retroactiva y los retruécanos, las piedras que retroceden... Magníficas imágenes en una voz narrativa “desde” la primera persona hacia una segunda persona que es en realidad el protagonista de una irrealidad marcada por ausencias y vueltas y revueltas enmarcadas en la mentira del desamor prometido. Es un relato livianamente denso que ocupa todos los recovecos. Da la impresión de estar muy cuidado y medido. Con puntuación segura sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trabajito me ha costado Don, por eso me gusta lo que dices de "livianamente denso", procuro que no se note el "curro" aunque haberlo haylo.
      Mil gracias colega.

      Eliminar
  10. Hola. Un relato muy original, cargado de ironía resignada, sin lágrimas; y también, de bellas imágenes: las piedras que retroceden, el niño en el trasero de la mamá, las mandarinas. Por cierto, una escritura muy pulcra y bien trabajada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beba, gracias por tus impresiones. Un abrazo compañera.

      Eliminar
  11. Hola, Tara!
    Hacía mucho que no sabía de ti. Me alegra comprobar que tu pluma sigue maravillando a quienes la leen.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hooola Sofía! Pues por aquí estamos de nuevo, espero que tú también, que tus reseñas suelen gustarme un montonazo.
      Muchos besos Sofía.

      Eliminar
  12. Hola Isabel
    Desde hace un tiempo he tenido que abandonar mi actividad escritora/lectora por cuestión de prioridades, pero no quiero renunciar a leer a mis amigos de letras de vez en cuando.
    Cuando la narradora escribe eso de " me gusta contarte esto porque sé que vas a sonreír" parece dirigirse a cada uno de los que leemos. Porque eso es lo que ocurre. Siempre consigues ponernos una sonrisa en la cara con lo que escribes, no importa si es drama o comedia, o ambas cosas, porque así es la vida. Y tú la narras sin ambages, sin florituras, pero con poesía, con genio. Como tú misma. Muchas gracias. Y un enorme abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso no puede ser, no señor (muevo la cabeza en sentido negativo)... tienes que seguir escribiendo Isidoro ¡es una orden!

      Oye, que bueno la empatía de sentir que la autora os habla a cada uno de vosotros, me pone contesta esto, claro que sí.

      Un abrazo talla XXL

      Eliminar
    2. La autora nooo, la narradora, he querido decir.

      Eliminar
  13. Me ha encantado, Tara

    En su sencillez encierra una vida con todos sus misterios, incomprensiones, dolor y sobre todo amor.

    Me gusta como lo has planteado, el no querer quebrar esa fina línea que mantiene unidas a esas dos personas...

    Las imágenes tan llanas pero cargadas de significados, esas cosas de todos los días...

    Lo he disfrutado mucho, mucho

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser sencilla es muy difícil, tú debería saberlo Paola, pues suele ser también tu técnica (entre otras), a la hora de escribir.
      Creo que nos vamos a ver en Tintero ¡qué bien!

      Eliminar
  14. Es una carta de amor atípica, donde no se encuentran los elementos literarios usuales de una carta de amor, y por eso original. La autora se le saca la lengua por momentos a la corrección literaria y las manían de su ex, aunque no por ello deja de estar presente en todo el relato un trasfondo de cariño por la persona que se ha ido. También me ha gustado lo de la felicidad con efecto retroactivo. Un cuento donde una vez más pones de manifiesto tu buen hacer, Isabel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de sacar la lengua sin perder el respeto a la Literatura con mayúsculas, es un desahogo :)
      Muchas gracias Jorge, me alegra saber de ti.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Hola Isabel, ese amor de la narradora que enseña como deben ir las palabras unas junto a otras como gemas, sin estorbarse...ayy que aunque la carta no roce (de forma evidente) las emociones con amor-odio, si consigue despropósitos, no perdón, propósitos, unos propósitos oportunos y convenientes de leer algo diferente, una carta que te provoca contar esas "cosas colgadas" que a mi tanto me gusta leer. Veo que hay un guiño a la escritura creativa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emerencia, estoy convencida que a ti también se te pegan las cosas a los ojos, las que te interesan, que hay cosas muy aburridas de ver.
      Espero poder leeros a todos, que ya veo que os apuntasteis a Tintero ¡qué bien!

      Eliminar
  16. Iba a decirte que escribes bonito y, de repente, me inclino por decir que este texto en forma de carta me ha cautivado. Tiene claridad en su prosa y genera una atmósfera agradable en el lector. No tiene el apasionamiento de una carta de amor. Tiene una serie de frases originales, frescas, que nos acercan al goce estético de la literatura. Una de ellas es la que hace referencia al título, pero podría enumerar muchas. Cuando tomas la pluma, Isabel, las palabras se convierten en oro. Eres una escritora única, que lo sepas.
    Te deseo mucha suerte en el concurso!!!
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye Ariel, que a veces las palabras "plomos" también tienen su aquel ;
      Gracias Ariel, como le dije a nuestra amiga Emerencia, desde que publique David la lista de participantes en Tintero, paso a leer y comentar.
      ¿Sabes?, yo no te deseo suerte, la suerte es escribir como tú o como vos.

      Eliminar
  17. Tú sí que escribes bien, Tara. Hermosa manera de transmitir la añoranza a ritmo de la melodía del saxofón. Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  18. Un relato bello y triste a partes iguales, como la vida misma, melancólica muestra de amor a ritmo de jazz. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bruno, eso es, como la vida misma ;)
      Gracias compañero.

      Eliminar
  19. Tu singular historia, especialmente por la manera de contarla, tiene algo de ensayo metaliterario, mezcla de fina ironía y reflexiones íntimas que se van retroalimentando. En cierto modo, me recuerdo lo del "Soneto a Violante" pues discurriendo sobre el contenido terminas por escribir la carta. Nos propones un erudito y entretenido juego con el lenguaje, tu creatividad nunca deja de sorprender. Y como siempre, muy bien escogida la banda sonora. Un abrazo, Isabel, u mucha Suerte en El Tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué tal Paco?, pues no se si mi aporte tiene algo de metaliteratura, puede ser, al fin y al cabo el personaje habla de literatura aunque con un deje de ironía.
      Un abrazo Paco, nos vemos en Tintero.

      Eliminar
  20. Gracias, Isabel, por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un fuerte abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti David. Ya se que debo un montón de lecturas, entre otros compañeros, a ti... y eso no puede ser ;), habrá que solucionarlo.
      Espero comentar a todos en el tintero. Un abrazo de los fuertes, campeón.

      Eliminar
  21. Que hermoso escribes, con una naturalidad que engancha al lector desde principio a fin. Admiro tus textos, me encanta la melancolía que rodea a tu protagonista, pero a la vez ese júbilo al escribir la carta. Suerte en el tintero!
    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yessy... a mi me da cierto pudor que llames textos a mis relatos, pero gracias Yessy por tus palabras, me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  22. Que maravilla de misiva que casi no lo es, la leí a pelo y me gustó y la releí con la música del saxofón y saboreé el relato doblemente. Ha sido un placer volver
    a tus letras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ya de vuelta de tus super vacaciones Mari Carmen?
      Muchas gracias y nos vemos en Tintero.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. Pues como carta de amor me parece realmente hermosa y efectiva. Me gusta mucho el efecto de cercanía y realidad que logras intercalando en ella lo que quien redacta la carta va viendo en ese momento a su alrededor.

    Te señalo, y espero que no te moleste, porque lo hago con la mejor de las intenciones, algunos fallos que se pueden enmendar:

    1) Detrás de interrogación o exclamación nunca se pone punto.
    2) Falta el punto final en el tercer párrafo, tras la palabra "imposible".
    3) Falta la tilde en alguna palabra, puesto que funciona como interrogativa indirecta en ese contexto: "(...) sobre cÓmo dejarse llevar por el cuerpo".
    4) Por norma general tras dos puntos no se emplea mayúsculas.

    El penúltimo párrafo me parece memorable. Hermosísimo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Todo lo contrario Rebeca, te agradezco las correcciones, ahora mismo me pongo a ello.
    Creo que nunca te he leído, que recuerde, desde que pueda lo haré compañera.
    Gracias por tu comentario y ayuda Rebeca. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Ya está. Ha quedado "niquelado". He corregido todo lo que me has indicado Rebeca, salvo la mayúscula después de los dos puntos, porque fíjate que hay una serie de palabras que las escribo toda en inicial mayúsculas para resaltarlas, aunque vayan después de dos puntos o comas. Felicidad, Alma, Corazón, Siempre, Nunca, Adiós.

    Un abrazo agradecido Rebeca.

    ResponderEliminar
  26. Una preciosidad de relato. Las emociones fluyen de una manera tan sencilla y amena que me ha encantado. Es un placer leer algo así.

    Mis felicidades,Tara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Pilar. Ando leyendo los relatos de tintero, espero que participes en esta ocasión.

      Eliminar
  27. ¡Qué decirte, amiga Isabel! Me ha encantado este nuevo relato, que atesora gran carga de emotividad y en el que sobresale, a mi entender, ese toque de resignación con una pizca de amargura que la protagonista parece no querer eclipsar; y, como siempre, todo ello envuelto en una prosa impecable.
    Te deseo mucha suerte en "El Tintero...".
    Un abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha gracias amigo Patxi, me alegra de que te gustara.
      Acabo de leerte ahora mismo "Una visita peturbadora":muy buen trabajo, ya te diré desde que pueda compañero.
      Un abrazo y hasta pronto.

      Eliminar
  28. Tara: es una carta hermosísima. En ella se nota la cercanía, ella apela a la complicidad, a los lugares conocidos por ambos, a las reacciones anticipadas que muestran que su conocimiento del otro es profundo. Y es que eso es lo fundamental, más que decir amor, alma, etc.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Hola Mirna... si es que las palabras son solo palabras, más valen los gestos, las acciones, ya sabes...
    Gracias compañera, un abrazo, espero que David publique pronto los enlaces con las aportaciones para no perderme ningún relato.

    ResponderEliminar
  30. Hay textos o relatos con frases para enmarcar, en este caso enmarcaría todo. Me encanta tu ironía, la aparente sencillez (tan complicada de conseguir) esa frescura que desprenden casi todos los escritos que te he leído. Es, de verdad, un placer leerte. Suerte en el tintero, aunque creo que no te va a hacer mucha falta. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gusto es mutuo. Siento debilidad por tu forma de escribir.
      Muchas gracias Jose. Un fuerte abrazo escritor.

      Eliminar
  31. Hola, Tara. Un bonito relato en el que, además de amor, he sentido una parte de reproche hacia el destinatario de la carta. Ese dolor que queda cuando, a pesar del tiempo, todavía nos invade la nostalgia de lo que fue y nunca más será, aunque la protagonista lleve esa resignación con la cabeza bien alta y sepa que, en el fondo, salió ganando.
    Felicidades y suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alma. Muchas gracias por tus impresiones. Ya voy llegando a tu relato compañera. Suerte para ti también en Tintero.

      Eliminar
  32. El género epistolar cada día me gusta más. Es sorprendente el juego que dan las cartas y lo bien escrita que está la tuya. Sin tópicos, como bien dices en el final. Mucha suerte en el Tintero. Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Muchas gracias Beatriz. Suerte para ti también compañera.

    ResponderEliminar
  34. Hola Isabel, he disfrutado este precioso texto. Desborda nostalgia, sensibilidad y ternura. Me encanta la descripción como al descuido del paisaje de la playa, esos detalles que hacen que tu escrito esté cargado de esa ternura que me ha transmitido. No acostumbro a desear suerte, no me gusta. Te felicito, eso sí. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ternura es un buen ingrediente en dosis adecuadas. Gracias Miry, tierna eres tú. Un beso.

      Eliminar
  35. Sencillez y naturalidad desprendes en este texto Isabel, con esos lugares comunes y esa forma sencilla de dirigirse al otro que no está presente.
    Me ha gustado mucho desde el principio al fin.
    Un abrazo y suerte en el concurso.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Puri. Nos vemos todas en la gala, a ver que nos tiene preparado David Rubio esta vez, tengo curiosidad.
      Un abrazo compañera.

      Eliminar
  36. Carta de amor y desamor anudado por el fondo de un saxo melancólico que suena, mientras lo observado es contado y compartido de manera epistolar, con aquél que se supone fue el amor de la vida de una narradora que aún desea volver y recuperar el tiempo perdido al que por otro lado es casi imposible retornar.
    Preciosa epístola la tuya.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, aunque no creo que la prota del cuento esté por la labor de la búsqueda del tiempo perdido. Solo es nostalgia, supongo, y una pizca de ironía también hacia sí misma ;)
      Muchas gracias Francisco.
      Acabo en este momento de terminar de leer y comentar y ya se lo mando a nuestro director de orquesta David.

      Nos vemos en la Gala Francisco, ponte guapo ;)

      Eliminar
  37. Hola, querida Isabel, me dio un alegrón enorme saber de que ganaste el Tintero de Oro, merecidísimo, tu texto es realmente encantador.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Gracias Mirella. Me encanta tu generosidad. Que sepas que aposté por tu "Medusa", escribes de maravilla.
    Un cariñoso abrazo querida Mirella.

    ResponderEliminar
  39. ¡¡¡Enhorabuena, amiga Isabel, por ese "Tintero de Oro" tan merecido!!! Ahora que nadie nos lee, te diré que tu relato obtuvo una posición alta alta en el listado de mis nominadas. Un grandísimo relato el tuyo, sin duda alguna.
    Nos seguimos leyendo, compañera.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  40. ¡Felicitaciones, Isabel! Un abrazo grandote.
    Ariel

    ResponderEliminar
  41. Patxi Ariel... mil gracias compañeros.

    ResponderEliminar
  42. Enhorabuena, Isabel. Me alegro mucho por tu merecido Tintero de Oro. Al final, el talento siempre acaba imponiéndose. Un abrazo muy fuerte, compañera.

    ResponderEliminar
  43. Había una vez una canaria, un gallego y un asturiano que decidieron concursar en El Tintero de Oro...parece el inicio de un chiste clásico, pero es el principio de un bonito cuento con final feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) De chiste nada Paco, que es un cuento de los de fueron felices y comieron perdices. ¡Claro que sí!
      Un abrazo apretado Paco.

      Eliminar
  44. Ay Isabel, Isabel, que bien sabe el Jerez... Isabel, Isabel, oro pareces plata no es... Felicidades compañera, un gusto leerte, que te voy a contar a ti chiquilla. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero como me río contigo mi niña, pá comerte Emerencia.
      Oye, que tu relato, además de espirituoso, es uno de los que más me gustaron, que lo sepas.
      Besos corazón de melón.

      Eliminar
  45. Tardó en llegar pero aquí está, el Tintero de Oro para Isabel. Felicidades, Canaria, era cuestión de tiempo. Un beso!

    ResponderEliminar
  46. Siiii... ya era hora! Me hace mucha ilusión. Gracias Jorge. Besos.

    ResponderEliminar
  47. Muchas felicidades Isabel por tan merecido premio. El relato lo merece y la escritora también porque tus letras tienen alma.
    Besos

    ResponderEliminar
  48. Mil gracias Conxita, disculpa la tardanza en contestarte. Estoy muy contenta con mi tintero de oro, si pudiera lo colgaría de alguna pared de mi casa ;)

    Desde que el amigo David publique los relatos de la próxima edición (creo que participas), haré por leerte (leeros, si puedo, a todos)
    Un petó fort

    ResponderEliminar