Páginas vistas en total

domingo, 3 de octubre de 2021

CO2

 





                                                             CO2

 

     Hace tanto que están entre nosotros que la memoria se difumina, salvo el recuerdo de aquel fatídico día en el que infinidad de naves oscurecieron el cielo haciendo saltar todas las alarmas. ¿Cómo olvidar aquel domingo de octubre del  2021?

     Podaba el seto de separación con el jardín colindante, mi vecino hacía lo mismo por su lado mientras charlábamos sobre la liga.

     —¿Qué tal si vemos el partido en mi casa?, estaremos tranquilos, Carmen y los niños saldrán esta tarde.

     —De acuerdo —contestó —. Me toca llevar las birras.

     Estaba a punto de recordarle que le había prestado el taladro desde hacía varias semanas, cuándo, de pronto, el jardín se ensombreció.

     —¡Vaya!, parece que tendremos un buen chaparrón.

     Miré hacia arriba y vi el cielo plagado de enormes esferas. Intenté dar un grito de alarma a mis dos hijos; jugaban en la piscina ajenos a lo que estaba ocurriendo por encima de nuestras cabezas. De mi garganta no salió ningún sonido. Quienes logramos sobrevivir supimos, años más tardes, que ningún tipo de armas afectaba a los objetos volantes inmunes a cualquier ataque.

     De lo que sucedió después solo guardo imágenes inconexas: cientos de ciudadanos salimos obedientes a la calle, autómatas alineados por sexo respondiendo a una consigna. Los niños con sus madres. En silencio, como todos, nos dirigimos hacia una explanada en las afueras del pueblo dónde confluían oleadas de personas desde diversas direcciones, todas ellas ordenadamente catalogadas. Una vez allí nos separamos formando nuevas filas. No fui consciente de nada más hasta encontrarnos en una amplia sala  de luz artificial.

     Al despertar del extraño letargo me pregunté angustiado dónde y cómo estarían mi mujer y mis hijos. Lloré de temor e incertidumbre hasta el agotamiento. Otros también lo hicieron. Alguien del grupo abrió una puerta que a su vez daba a otro receptáculo de forma circular exacto a los otros seis anexos.  En el medio de ellos, un espacio heptagonal al aire libre. Al mirar a lo alto vimos que las esféricas naves seguían copando el cielo. Miedo es una palabra escasa para definir el terror.   

    ¡Ha pasado tanto tiempo! Salvo los intervalos para comer, descansar, asearnos y hacer ejercicio, el resto de las horas escribíamos…, escribimos. ¿Con qué propósito?, aún lo desconocía. De los siete compañeros originales solo quedo yo. Escritores nuevos se han ido alternando en nuestras asépticas guaridas, algunos tan jóvenes que carecían de memoria de la vida anterior, con escasas vivencias que aportar a la creatividad literaria. Más valdría que hubieran captado a cien chimpancés aporreando al azar un teclado.

     Un poeta versado en varias expresiones artísticas fue rotando entre grupos de pintores y músicos hasta llegar, hace unos meses, a nuestro módulo. Contó que somos una granja de respiradores humanos.

     —Aunque parezca una locura tenéis que creerme. El intercambio de oxígeno efectuado en los alvéolos pulmonares es el alimento de estos seres.

     —¿Simple dióxido de carbono…?, y ¿por qué el nuestro es distinto al del resto de la humanidad? —pregunté asombrado.

     —Son gourmets, sibaritas a la búsqueda de la excelencia del  CO2 con una alta apetencia del dióxido expelido por  escritores en cualquiera de sus registros: novelistas, dramaturgos, ensayistas,  poetas… Aprecian nuestras exhalaciones por encima de cualquier otra manifestación artística. Nos obligan a crear para degustar lo que espiramos mientras lo hagamos en clave creativa. Lo denominan “proceso de sublimación”.

     —Todos somos varones. ¿Dónde están ellas?, ¿y los niños? —pregunté con vaga esperanza de encontrar a mi familia.

     —¿Niños?, solo he visto adultos. Desconozco dónde los tienen, imagino que adiestrándolos  para el reemplazo. La despensa del futuro en el caso de que manifiesten alguna tendencia artística. Del resto supongo que se habrán deshecho de ellos.

     Al notar mi tristeza añadió que existía la posibilidad de que tuvieran en cuenta los genes.

     —Si se trasmite el color de ojos, puede que la sensibilidad artística, además de cultivarla, tengan un componente genético.

     —¿Has visto a las mujeres…? —volví a preguntar.

     —Las hembras tienen otra esencia diferente a la nuestra, de mayor calidad sensitiva.  ¿No te han permitido cruzarte con ellas?, pretenden perpetuar la especie  por el método natural para no desvirtuarla.  Al parecer, las relaciones emotivas, si quieres puedes llamarlo amor, interfieren en el proceso respiratorio alterando los resultados finales al unirse ambos dióxidos. Hablando en términos de degustación, no hacen buen maridaje, salvo para los cruces reglamentados —ironizó con cierta amargura.

     —¿Es cierto que has logrado ver a esos… seres?, dime…, ¿cómo son?

     —Tan similares a los humanos que no distinguirías la diferencia, excepto  porque no se comunican con nosotros. ¿Acaso tú hablarías con un solomillo o con una lechuga?  

     Negué con la cabeza.

     —Cada vez somos menos los humanos con espíritu creativo, simples herramientas al servicio de dioses comensales. Cuando los glotones acaben con nosotros habrán agotado su alimento esencial, entonces se marcharán a la búsqueda del dorado en otros planetas en condiciones similares.

    Cuando pienso en la muerte, en mi muerte, una descarga artificial de serotonina, el summum soma de la dicha, me insufla el deseo de escribir sobre mundos felices, tramas edulcoradas de sublimados finales. Sin el chute de endorfinas nada me mueve a escribir, ni siquiera como desahogo existencialista.  Dada mi baja productividad, imagino que “ellos” evaluarán mi existencia.  Pronto dejaré de espirar dióxido exquisito de alta calidad. Mi respiración sabrá a bazofia, tendrán que buscarse otro menú más sabroso.

          Se acerca el final, espero no confundir deseo con certeza.

                                                              

 

                                                                Isabel Caballero

                                                                



108 comentarios:

  1. Gracias, Isabel, por participar con este relato en el homenaje a HG Wells y La guerra de los mundos. Un abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias te las doy a ti, David, por darnos la oportunidad de participar en estas estupendas ediciones que nos propones. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Excelente relato Isabel. Me ha gustado mucho.
    Quiero creer que sea tan solo distópico y no premonitorio. Espero que los creadores artísticos no queden en el futuro relegados a deleitar a unas élites dominantes y esclavizantes.
    Constituye la base perfecta para el guión de una buena película de ciencia-ficción.
    Un abrazo y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Pedro. Gracias por soltar los utensilios de cocina y pasar a leerme.
      Siento no haber sido más positiva con la historia. Tenía bosquejado un segundo relato que me inspiró la erupción del volcán de La Palma, donde imaginaba una destrucción masiva del mundo con todos los volcanes de la tierra conectados para erupcionar al mismo tiempo activado por los extraterrestres malvados. No quise cargar las tintas y opté por no escribirlo dado lo mal que lo están pasando mis paisanos canarios.
      Además de cocinar, ¿no escribes, Pedro?
      Feliz tarde de domingo y muchas gracias.

      Eliminar
    2. Pedro, disculpa por el despiste. No recordaba que habías escrito "el superpoder de Pedro", "Ajustes de cuenta", etc...

      Eliminar
  3. Un relato estupendo, Isabel. Una trama muy original que desde la invasión inicial se desliza con mucha sutileza hacia los motivos de una reclusión que es toda una cura de humildad para el ser humano. Ingenioso y deseperanzador. Sobrio también en la forma de contar, muy en la línea de Wells. Me ha encantado. Muchas felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Marta. Lo cierto es que ninguna de las dos hemos sido muy positivas en relación con el futuro de la tierra. Tu relato me gustó mucho, ya te lo dije.
      Un cariñoso abrazo, Marta.

      Eliminar
  4. Así que el CO2 de los humanos más creativos es mucho mejor que el del resto de mortales terrícolas, je, je. Pues creo que la pervivencia de esos extraterrestres en la Tierra tiene los días contados. Si se alimentaran del CO2 de políticos corruptos quizá tendrían mayores posibilidades de supervivenvia, ja,ja,ja.
    Como siempre, tu imaginación no tiene límites. Pero ojo, que podrías acabar siendo su fuente de energía, ja,ja,ja.
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues dada la fama de etílico y otras yerbas que han tenido y tienen muchos escritores (no quiero nombrar a ninguno), su hálito y aliento no debe ser muy sabroso que digamos.
      Oye, que si se alimentan de políticos fijo que le salen úlceras a los marcianos.
      Gracias, Josep. A ver que se te ocurre a ti.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Enhorabuena por tu primer premio. No llevo la cuenta, pero ya debes haber acumulado unos cuantos, je,je. Y es que quien vale, vale.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Muchas gracias Josep Mª Ahora mismo acabo de quitar del blog el "tablón de anuncios" con todos los tinteros porque me estaban copando el blog, y por otro lado, era como entrar en la sala de estar de tu casa y mostrar todos los títulos colgados en la pared, una vanidad innecesaria,y que me da un poco de corte, la verdad, aunque agradezco enormemente la generosidad de todos vosotros, mis compañeros. La imagen de los premios están en el inicio de cada relato. Mejor así.

      Eliminar
  5. Hola, Tara. Lo primero que si no se me olvida agradecerte el comentario con las erratas y observaciones, joer el "estábamos" repetido del primer párrafo era para una buena colleja detrás de la oreja; en cuanto a los expectantes espectadores, en una segunda lectura, rechinaba demasiado y he rehecho la frase, gracias.
    Bueno, ahora voy con tu historia. La invasión alienígena que nos cuentas no me gusta nada, no así como tú lo narras que pasa de inquietante a lo siguiente y así sucesivamente a medida que avanza la historia. Por eso la única pega que puedo añadir es que no me gusta lo que vaticinas máxime con la naturalidad y de como lo tiene asumido tu protagonista.
    Yo que soy rebelde ya me he imaginado una vía de escape para que estos fumetas del espacio se lleven la suya. Ya que son tan finos con el CO2 más selecto entre la gente relevante artística y culturalmente, yo antes de la comida, la suya, a los humanos les pasaría unos porros que se fumaran inadvertidamente por sus opresores para que el colocon que cogieran al aspirar el aire los dejara K.O. Así empezaría mi revolución hasta hacerlos adictos y luego, seguramente, clientes porque después de probarlo ya habrían conocido lo bueno de verdad 😂 Finalmente las relaciones comerciales interplanetarias nos darian riqueza y tecnología, ellos por sus condiciones ambientales no pueden plantar allí la "maría" y nosotros sí, todo arreglado 😂 Es que me había dejado algo agobiado tu historia, y entre los de V y estos no se cual me cae peor.
    Pies nada Isabel, saludos y nos leeremos en la gala. Bueno, y suerte que aunque tus entradas no la precisen tampoco está de más como comodín. 👽🖖🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, JM. No me des las gracias, aquí estamos para no solo leernos sino ayudarnos, mira el colega Javier Rodriguez, que acaba de escribir y gracias a él, corrijo la falta de una hache que se me escapó del redil.
      ¡Oye! No es mala idea lo de la maría, lo malo es que se aficionen los 👽 y no se larguen nunca 😉

      Eliminar
  6. Genial. He estado pensandolo bien y este horror que nos produce el saber que potencialmente puede haber una civilizacion hostil que termine usandonos como recurso consumible es una cosa que nadie discute. Parece ser que como especie estamos instintivamente dispuesto a "repeler" a cualquier ser que venga del espacio. Ahora bien no se si sea "instintivo" o quizas "inducido". ¿Si ese horror es inducido, entonces quien esta detras de estos pensamientos distopicos?.

    Como sea, parece que no hay mucho que podamos hacer si vienen unos visitantes con malas intensiones, la unica salvacion posible seria esperar a que los enemigos de nuestros invasores se apiaden de nosotros.

    Solo que el enemigo de mi enemigo no necesariamente sera mi amigo....

    Ahora bien en tu relato encuentro buenos recuerdos de cuando yo leia el Sci-Fi de Asimov, de Zelasny, Clark y otros, solo que aqui no hay esperanza, la humanidad ha sido derrotada o quizas la mitad de la humanidad ha sido procesada en la sofisticada y gasifera cadena alimentaria.

    No podemos saber mas alla de lo que saben los protagonistas, hay varios interrogantes aun, supongo las mujeres podrian ser la clave para la salvacion en esta horrenda invasion. (a no ser que se usen para crear nuevas colonias de ganado en algun planeta exotico, similar al nuestro)

    Por Dios!!, excelente manera de contestar el reto, Wells estara muy contento

    Aplauso, estimada (hoy por si acaso no saldre a hacer mis tareas de arreglar el patio y la cerca....)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy nada puesta en Ciencia ficción, salvo el maestro Asimov, y pocos más, la verdad es que cero patatero con el resto de los autores que me nombras. Tendré que ponerme las pilas.
      Muchas gracias, Jose, de verdad.
      Nos vemos en la gala, que todavía falta un rato.

      Eliminar
  7. Wow, qué buen relato nos has regalado Isabel, consistente con una "invasión" a toda regla pero qué original el uso que has reservado a los humanos por parte de los invasores. Todo el relato es muy emotivo, muy bien escrito. Siempre nos quedará la duda de si un día así llegará. Un abrazo y felicidades, me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno que te gustara, Ana! Me alegro mucho. Espero leer pronto tu aportación. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me gusta mucho. Argumento bien trabajado con la exhibición de un narrador en primera persona que "juega" con el lector de forma elegante y generosa. La trama como consecuencia está administrada hasta la exquisitez. Muy buen relato Isabel. Muy buen aroma tiene el guiso y si tuviese que encontrarle una semejanza, me inclinaría por una mezcla de Philip K. Dick con un toque de humor inteligente y filosófico de Stanislaw Lem.
    Con tu permiso, mi inevitable toque tiquismiquis : Parece que en el párrafo 16 en la frase : Del resto supongo que se habrán desecho de ellos. le falta una hache al participio de deshacer con esa estructura de frase, o si se elige el verbo desechar habría que plantearse otra estructura.
    En cualquier caso ¡magnífico relato! Gracias, un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la impresión que hasta que Javier Rodriguez no me da "el veredicto", los deberes no están hechos. No sabes la alegría que me da tu punto de vista, me refuerza las ganas de escribir.
      ¡Ayyy ese gazapo del desecha! Muchas gracias por hacérmelo saber. Ya corregido.
      Un abrazo gigante, querido colega.

      Eliminar
    2. ¡Ahhh y apunto los autores que mencionas!

      Eliminar
    3. Bueno, pues ya puesto en plan repelente niño Vicente y su "mimimimi mimi" aprovecha para colocar una tilde en Dada mi baja productividad, imagino que “ellos” evaluaran mi existencia.
      Un abraz, maestra.

      Eliminar
  9. Terrible la realidad que nos cuentas en tu relato. Esperemos que quede en la ficción. Yo siempre he imaginado a los extraterrestres bastante civilizados y amigables.
    Un relato interesante, sorpresivo y tan bien escrito como nos tienes acostumbrados.
    Mucha suerte en el concurso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que yo también los imagino como tú. Estoy convencida de que existen, aunque no haya tenido la oportunidad ni el privilegio de ver ni un ovni ni nada parecido, pero me parece una falta de humildad negar su existencia con la amplitud de universos que hay más los que desconocemos.
      Muchas gracias, Rosa. Un beso.

      Eliminar
  10. La verdad es que he tenido angustia leyendo tu historia. Me inquieta. Un placer leerte. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si he provocado algo de angustia e inquietud, será que no lo he hecho del todo mal :) de eso se trataba.
      Gracias Nuria. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hola, Isabel, aquí vengo a disfrutar de tu relato. Ya encontrarme con ese "collage", en el que se unen la estrella de la muerte y la noche estrellada del gran Van Gogh, anticipa un festín creativo que una vez finalizado el relato no me ha defraudado. Lo primero, destacar tu maravillosa narrativa, que ha sabido afilar la creatividad que desarrollas durante todo el relato. Muy emotivo en su conjunto, sabiendo aprovechar la posible empatía de los lectores. El relato consigue transmitir inquietud.

    Enhorabuena, muy buen relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es muy chula la imagen, y creo que casa con el relato.
      Se lo comentaba a la compañera Nuria Espinosa ahora mismo, si he logrado transmitir inquietud, me "alegra", lo que sería extraño es que os quedarais impasible ante estos hechos tan raros rarísimos jeje
      Gracias Carles, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Muy interesante el relato. Me gustó el planteamiento de que los suspiros de los artistas tuvieran más valor, algo romántico y macabro, al mismo tiempo en esa realidad.
    Un saludo. Suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cynthia. Te deseo lo mismo con tu "Multidimensional" que acabo de leer.

      Eliminar
  13. Hola Isabel,
    Me encanta cómo has llevado el relato a tu terreno y aprovechas para lanzar la crítica implícita de la decadencia de la creatividad a manos de la productividad.
    Y qué puedo decir del "proceso de sublimación"... Muy ingenioso eso de tratar a los humanos (desde el punto de vista extraterrestre) como si fueran flores, cada uno exhala un tipo de CO2, un olor que nos identifica y nos diferencia, esa es nuestra esencia. Los marcianitos no son tontos y se quieren apropiar de nuestra singularidad....
    Querida Isabel me ha encantado tu propuesta, el argumento, su desarrollo, la forma tan convincente de narrarlo y esa frase final... ¡Soberbio compañera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Matilde!, ¡cómo me gustan tus comentarios!, no solo porque sean tan positivos, que también ¿eh?, sino porque sueles ir al epicentro, al corazón de la historia, y eso es de agradecer, la lectura profunda y atenta que haces.
      Tampoco es mi género preferido, pero todo es ponerse, así que te animo, compañera, segurísimo que, tal como escribes, te saldrá algo super.

      Eliminar
  14. Pues ya podrían estos extraterrestres tuyos inhalar lo que sale de los tubos de escape de los coches; seguro que con ello conseguiríamos en tiempo récord la descarbonización del planeta.
    Me ha resultado tu relato de lo más original.
    Un abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar
  15. Oye, no es mala idea... si los coches escribieran!
    Más que original me ha salido un poco rarito.
    Gracias Francisco, a ver si saco tiempo para leer a más compañeros.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Salud, compañera
    Tan simbólico me ha resultado tu relato que considero a tus extraterrestres como los grandes chupasangre de la humanidad desde que el mundo es mundo; en tanto que el resto seríamos los escritores de la vida, aceptando el yugo para hacer lo que debemos antes de que se nos termine el aire. Todo eso y más bajo tu pluma impecable.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fin puedo responder, he estado muy liado estos días.
      Bueno, en esta ocasión, más que pluma impecable, implacable, que mira lo que le he hecho a los pobres seres humanos.
      Gracias Juana. Un abrazo de los grandes.

      Eliminar
  17. Fantástico, Isabel. No solo por la originalidad de la trama, la calidad narrativa es exquisita. CO2 de primera clase. Ándate con cuidado, irán a por ti.
    Un relato fascinante, te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has hecho sonreír, Carmen. Tendremos que tener cuidadito todos los que andamos por Tintero, por si acaso vienen estos a respirarnos.
      Un abrazo, compañera.

      Eliminar
  18. Pues Isabel, ves con cuidado no sea verdad que existan esos seres porque tus letras tienen el aliño perfecto de CO2, jejeje.
    Las historias distópicas me encantan, y esta no se queda corta. Menudo derroche de imaginación. Una situación cotidiana que se desboca en una historia distópica de lo más surrealista e inquietante. Nada menos que gourmets intergalácticos del CO2 que exalan los artistas. Eso me ha parecido sublime (como la comunicación con una lechuga), para los que escribimos es una manera de empatizar con la historia y su significado.
    Además, queda aún más intrigante la parte de las mujeres y niños, parece que la cosa es mucho más profunda. Y es que tu relato está compuesto de giros que se van superponiendo antes de que nos hayamos repuesto del anterior. Una lectura que te atrapa mientras te va aterrando mientras te vas plateando un sinfín de preguntas que quieres saber respondidas. Porque eso es el misterio y de eso tratan estos relatos, de que nos preguntemos cosas.
    Me encantó, Isabel. Por mucho que digas, la Cyfy se te da muy bien también.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso le acabo de contestar a la compañera Carmen, que nos andemos con ojo los de Tintero, que vienen a por nosotros :)
      Pues que te haya gustado el cifi y cyfy o como se escriba... ya es todo un honor, señor autor de "Máscaras sin nombre"
      Gracias Pepe. Abrazo gigante.

      Eliminar
  19. Hola, Isabel. Ese relato sobre el futuro que describes es muy perturbador, quizás sea una premonición de lo que nos puede llegar como nos descuidemos, porque he visto un símil con la vida real que estamos viviendo y con intentos de un pasado cercano. No sé. En cualquier caso has demostrado imaginación a raudales. Sublime ese último párrafo existencialista. Te deseo suerte en la puntuación que, seguro, la calidad la tienes. Yo no sé si podré darte mi voto porque ando pillado de tiempo y no sé si haré relato. Algo he hecho pero es tan pobre en cantidad y calidad que me da reparo presentarlo. Mañana me decidiré. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Isan. Muchas gracias, de verdad.
    Aún te quedan cinco días para terminar o afinar tu relato. Me gusta participar contigo, y te aseguro que no es por interés para "captar" tus posibles puntos 😊
    No me pierdo ni uno solo de tus comentarios, y no solo a mis relatos, por supuesto.
    Un abrazo y hasta pronto, espero.

    ResponderEliminar
  21. Hola Isabel, ¿Cómo va todo ahí por Canarias? con el volcán tan cerca y tan de actualidad estáis de moda en estas semanas, esperemos que la cosa se vaya calmando poco a poco y que los sucesos apocalípticos se queden solo para las letras.
    Para no ser escritora habitual de ciencia ficción no está nada mal. La invasión comienza de repente, como quien no quiere la cosa, mientras el protagonista está tranquilamente en su casa planeando lo que va a hacer esa noche en mitad de una conversación rutinaria. Una idea original la de los extraterrestres que se alimentan de CO2 humano, puestos a pensar en seres de otros planetas que mejor que hacerlos tan iguales y a la vez tan diferentes a nosotros; nada de seres con tentáculos ni cosas por el estilo que están ya muy vistas. Además son extraterrestres exquisitos, buscan nada más y nada menos que las expiraciones de los humanos artistas; tendremos que andarnos con cuidado los participantes del Tintero, no vaya a ser que nos encierren en una granja humana. La verdad es que la historia pide una continuación, a ver como acaban los pobres humanos, y que es de las mujeres y los niños. Buena candidatura para el Tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jorge. Me alegra saber de ti.
      Pues sí, La Palma está tristemente de actualidad. Lo están pasando muy mal, no es para menos, pero ante el poder de la naturaleza, poco se puede hacer, salvo en ayudar en lo que se pueda.
      Pues sobre el relato... no he pensado en una continuación, la verdad, ya bastante trabajo me costó llegar a las 900
      Bueno, a ver que nos tienes tú preparado para esta ocasión, tengo la impresión de que se te da bien este registro, con lo meticuloso que eres escribiendo, siempre cuidando los mínimos detalles.
      Un abrazo, Jorge, y hasta muy pronto.

      Eliminar
  22. Hola, Isabel. ¡Me encantó! No solo la imaginación desplegada en ese futuro distópico, el guiño al secuestrar los extraterrestres a los escritores. El final, tan perturbador, te deja temiendo lo peor. ¡Muy buen relato! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mirna. Un abrazo.
      Estoy deseando leer un relato que termine bien, casi todos nos hemos decantado por los extraterrestres malos malísimos 😊

      Eliminar
  23. Muy imaginativo tu relato Isabel!! Los humanos convertidos en plantas que a través de la expulsión de su CO2 alimentan a unos extraterrestres gourments. Y resulta que el mejor CO2 es el que expulsan los escritores: “Aprecian nuestras exhalaciones por encima de cualquier otra manifestación artística” 😱 qué miedo me da ahora escribir jajajaja. Solo puedo decirte que enhorabuena. Mucha suerte en el concurso y saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Cristina. Muchas gracias.

      😊 Estos marcianos ná que ver con tu Max tan particular.

      Eliminar
  24. Bueno, Isabel. Vaya extraterrestres extraños nos has traído. Devoradores de dióxido de carbono expirado por crestivos literarios. Sólo me queda la esperanza de ser el vigésimo plato después de Pérez-Reverte y King.
    Buen relato, compañera. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más extraño y malvado todavía es tu doctorcito, Bruno. Acabo de venir de leerte.
      Gracias compañero, suerte para ti también.


      Eliminar
  25. Hola, Tara. Gracias por tus visitas. Me impactó la creatividad de tu relato. Como siempre, tu escritura es pulcra y elegante. El tema de elegir artistas o escritores me remonta a la realidad social, en que alimentamos con conferencias, presentaciones, solicitadas, la publicidad política y económica, hasta que quedamos fuera del circuito a causa de la edad o los pensamientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Beba. Me ha gustado la reflexión social que haces.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. ¡Hola, Isabel! Es verdad que casi todos nos hemos decantado por describir extraterrestres con muy malas intenciones (pues yo no, jeje), pero para mí ha sido un gran placer leer tu relato. Me ha parecido muy original la idea de que los extraterrestres abduzcan o no en función de la calidad del CO2 exhalado. ¡Genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, tu Georgia 1861 va de otro palo.
      Gracias, Beri

      Eliminar
  27. Hola, Tara. Magnifico el estilo, la narración , los diálogos y la historia. Me ha gustado mucho la idea que planteas , muy original los ¿chupopteros? de CO2, genial.
    Una cosilla, viendo los comentarios veo que hay un tocayo mío que también pasa por aquí a leerte y nos has confundido. El que ha escrito ajuste de cuentas y el superpoder de Pedro, soy yo. Es lo malo de tener un nombre tan común ,que a veces ocurren estas cosas, jejeje. Hoy en día, esto ya no pasa con los niños llamándose Jon Nieve o Daenerys, jajaja. Un saludo y gracias por tu comentario de hoy, que ahora ya entiendo lo de la cocina...jejeje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Madre mía, Pedro! Disculpas, si es que me lío :)
      Gracias por tu visita y comentario, compañero.

      Eliminar
  28. Hola, Tara
    Me ha parecido muy original el motivo por el que los escogían, ¡su CO2! ¡¡CO2 de escritores!!
    He sentido la angustia y desesperación de tu protagonista, me has transmitido ese miedo, esa incertidumbre,(¿y ahora qué? ¿Y los míos dónde?) y esa vida triste de no saber para qué siguen vivos... ¡Suerte con el relato!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José. Me alegra mucho haberte transmitido inquietud, de eso se trataba.
      Saludos, compañero.

      Eliminar
  29. Gran relato. Distopía de las que asustan. Ciencia ficción=miedo. Gran imaginación y narración, así como gran tratamiento de los diálogos. Me ha gustado mucho! Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mayte. Qué bueno que te haya gustado.
      Ya estoy llegando a tu relato.
      Hasta muy pronto, compañera.

      Eliminar
  30. Hola Isabel; esta si que es una invasión en masa y en serio...pero lo del CO2 gourmet me ha destornillado de la risa. Si fuera eso así, deberiamos aquellos que deslizamos nuestras letras envasarlos y tenerlos a buen resguardo por la dudas, ya que nos serviria como prenda de negociación. Muchos éxitos en el concurso y un cálido saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 😊Pues no te creas que es tan raro lo del CO2 En muchas cocinas vanguardistas se cocina y experimenta con el nitrógeno líquido para conseguir esas nubes de vapor tan llamativas, sobre todo en las bebidas, y conseguir otro tipo de texturas y sabores.
      Muchas gracias, Daniel. Suerte para ti también, compañero.

      Eliminar
  31. Que ingenioso relato nos regala estimada Isabel, como siempre una excelente narrativa. Me ha gustado mucho que los creativos, puedan tener opción de salvarse. Abrazos virtuales. Te espero por mi blog, para leer tus sugerencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Raquel, por tu lectura y valoración. Pasaré a leerte desde que tenga un ratito. Un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  32. Hola, Tara.

    Creo que todos en algún momento de nuestra vida hemos imaginado o pensado en qué haríamos si al levantar la persiana viéramos sobre el cielo una, dos o decenas de naves extraterrestres. Con el comienzo de tu relato entramos en ese mundo imaginario de manera muy natural. Lo que has narrado de manera posterior es súper original. Nunca había leído nada parecido y ese apetito gourmet de los invasores es desde luego una oda a la imaginación. Veo también una cierta sátira hacia los escritores y sobre todo a ese mundo hostelero con creaciones tan vanguardistas como la esferificación de tortilla deconstruida je, je.

    Un fuerte abrazo y felicidades por un relato de 10.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Miguel, eres muy generoso.
      Te cuento que aquí en Canaria, al parecer, ha habido muchos avistamientos, y en ocasiones masivos. Yo no he tenido la suerte de ver nada, y mira que me gustaría, aunque si son como los de mi cuento, quita quita...
      Un abrazo XXL

      Eliminar
  33. Hola Isabel, qué imaginación, creatividad en su máxima potencia.

    Aunque triste, tu relato es emotivo, esas sensaciones primeras, esa preocupación por la familia, por los demás, por lo que pasará al final..., además de ser un relato motivador de las artes escritas, nos insta a ser creativos, dejando ver que la creatividad natural expele una mejor calidad de CO2, o al menos, más apetecible para algunos invasores, de los cuales podría depender nuestra supervivencia...

    Un placer leerte. Que pases una linda semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Harolina. Acabo de leer tu idílico y positivo relato donde un ser galáctico y un humano hacen una amistad muy especial.
      Buena semana para ti también, compañera.

      Eliminar
  34. Hola Isabel, la cosa va de comensales para extraplanetarios medidos en su punto de respiración. Y la atención puesta en el amilane artístico. Por un momento, ví a todos los participantes del Tintero abducidos por la nave Matrix en esa guerra de los mundos. Lo del CO2 me ha dejado k.o. y ni te imaginas, hasta me quedé pensando ¿respiraremos de forma diferente los artistas? jajaja y mira, yo que tengo vena de escenario seguro que terminaría muy mal parada en manos marcianas jajaja. Está claro que te has divertido de lo lindo. Un besote y que usted lo respire bien. Muac, requetemuac.

    ResponderEliminar
  35. Hola hola, Emerencia. Pues no sé si respiramos diferente los que escribimos, más que respirar, sudamos... tinta dado lo dificultoso de algunos retos propuestos por el amigo David, por ejemplo el que nos ha propuesto para esta ocasión, aunque también te digo, Eme, que gracias a salir de mi zona habitual, me he atrevido a escribir otros géneros (o a intentarlo)
    Otro beso onomatopéyico para usted, señora escritora de lo que se proponga.

    ResponderEliminar
  36. Hola Isabel, originalidad, e imaginación, aliens sibaritas, que esclavizan a una especie por cosechar el CO2 de alta calidad que exhala las letras de un buen escritor, pues estarías sin duda escribiendo para ellos jajaja, me ha fascinado la historia, esa crueldad y desprecio por los "solomillos" pensantes, esa idea de la cosecha, a la vez tan humana y desprovista de piedad. Genial relato, me ha encantado, y estremecido. Un gran abrazo, suerte en el tintero, pero no creo que necesites mucha. Saludos Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mik. Muchas gracias, de verdad. Y claro que necesito suerte, como todos.
      Nos vemos en la Gala, compañero, no olvides llevar el platillo volante. Un abrazo.

      Eliminar
  37. Joder Isabel, no le des pistas a los de Master Chef,... jajaja
    Muy bueno, te felicito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 😉😊
      ¡Dónde se ponga un buen plato de fabes... un cocido madrileño... una buena paella o unas papas arrugadas con mojo picón...! que se quiten las New cocina desestructurada y el dichoso CO2
      Gracias Norte, me alegro mucho de tu vuelta.

      Eliminar
  38. Inquietantes seres, por si acaso ya no escribo ni la lista de la compra.
    Muy buena historia, Tara.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje Ángel.
      Muchas gracias, otro abrazo para ti.

      Eliminar
    2. Felicidades por el oro.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Siii, me han regalado el oro... falta el incienso y la mirra jejej
      Gracias Ángel. Muy contenta.

      Eliminar
  39. Hola Isabel. Felicidades por ese merecido oro.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Bruno. Viniendo de un grande en CIFIS se agradece doblemente la felicitación. Otro abrazo de los fuertes para ti.

      Eliminar
  40. Felicidades, Isabel. Un oro merecido, sin duda ¿CO2 exquisito y brillante? ¡Vendrán a por ti!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayayay uhhh que miedo!!! Tendré que dejar de escribir por si acaso.
      Gracias Carmen, un beso.

      Eliminar
  41. Isabel, enhorabuena por ese primer puesto en podio. Gran Tintero de Oro para tu relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Felicidades, Isabel por ese Tintero de Oro que reconoce una vez más la magia de tus letras, algo que por suerte ya conocemos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que el género... ya lo dije por algún lado, se me resiste, todo es echarle un poco de imaginación.
      Gracias por tu siempre generosa opinión, Isan.
      Un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  43. Isabel! Felicidades por ese Tinterazo que te acabas de marcar. Ahora no puedes decir eso de que no se te da bien algo, jajaja. Felicidades y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no lo digo más, vale, prometido jeje
      Gracias Pepe.

      Eliminar
  44. Felicidades Isabel por ese Tintero de Oro, en un registro que le da mayor mérito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Jorge, lo mismo te digo. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  45. Hola, Isabel. ENHORABUENA por este TINTERO DE ORO,otro más para tu nutrida colección.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paco. Esta vez se te ha echado de menos, compañero.
      Un abrazo gigante y graciassss.

      Eliminar
  46. Enhorabuena por el primer premio.
    Me ha gustado mucho el relato. Es original y fresco y consigue ese aire monocromático gris metálico. Deja ese regusto de lo ineludible.
    He venido a leerte, porque he llegado al blog del tintero y he visto que habías ganado, o sea que solo he leído este y un par más a los que llegué por otros caminos, y veo que así hay nivel , o sea que más mérito para ti.
    Creo

    Voya comentsr al convocante que veo que se lo cuida mucho.
    Saludoss Tars

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión del relato, Gabiliante.
      Anímate a participar para el próximo reto. El administrador de Tintero de Oro es el amigo David Rubio, propone retos interesantes y variados, que incitan a escribir, ya lo verás.
      Sobre lo que me comentas de que el texto se ve a la izquierda, al final de los comentarios tienes una opción de "versión Web", puede que por ahí lo puedas visualizar mejor.
      Repito las gracias, Gabiliante.

      Eliminar
  47. Ah. Estoy leyendo en el móvil y te comento que el texto se ve muy muy pegado a la izquierda (casi no se ve la última hilera de letras). Igual solo me pasa s mi, pero te lo digo por dibscaso

    ResponderEliminar
  48. Hola Isabel,
    No quería dejar de felicitarte y darte la enhorabuena por ese merecido Tintero de Oro a un relato original que, personalmente, me gustó y me convenció. Para no ser uno de tus géneros preferidos te ha dado un muy buen resultado. Mi más sincera enhorabuena, Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola hola Matilde. Me han prohibido algunos compañeros que vuelva a decir lo de que no se me da el género (sonrío). Creo que si es algo original, y es posible que me han votado por eso mismo, es porque no me ceñí a los patrones clásicos del género (ups... lo dije otra vez)
      Muchísimas gracias, Matilde, deseando que participes para la próxima y tener la oportunidad de leerte, que ya sabes que me gusta mucho como escribes.

      Eliminar
    2. Quise decir que me "hayan"

      Eliminar
  49. Mis felicitaciones, Isabel. Un merecido Tintero de Oro! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Mirna. Otro abrazo para ti, compañera, y hasta el próximo reto.

      Eliminar
  50. ¡Buenos días, Isabel! En primer lugar, te felicito por ese merecidísimo Tintero de Oro, cuyo valor se agranda (pienso) teniendo en cuenta que te has salido de tu "zona de confort". Queda patente nuevamente que eres una excelente escritora, ahora además de ciencia-ficción.
    Me alegro un montón de que te haya gustado mi relato, y te agradezco mucho el detalle que has tenido escribiéndome después de la Gala. Para mí representa mucho y nunca lo olvidaré. Recibe un fuerte abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Beri. La verdad es que me hice un lío con tu blog, despareció del mapa y luego volvió a aparecer y pude, al menos, felicitarte por tu más que merecida mención.
      Nos vemos, si podemos, en el próximo reto, compañero.

      Eliminar
  51. Zorionak por ese merecido pódium de oro. Me ha gustado mucho tu relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  52. Eskerrik asko, Mamen. Espero que la próxima vez puedas participar. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  53. Hola Isabel, un relato de buena reserva, compañera. Sigue con esa calidad de CO2 para que extra e intraterrestres sigan disfrutando. Felicidades. Un beso

    ResponderEliminar
  54. Hola Eme. Gracias guapa.
    A ver si consigo animarte para que participes en próximos concursos de Tintero. Te digo que no se entiende que con la calidad narrativa, la originalidad, la impronta propia, la versatilidad... y no sigo aunque hay mucho más que decir en cuanto a tu escritura... y con todos estos ingredientes que conforman tu forma de escribir, no se entiende que no tengas más tinteros en tu haber. Es rara la vez que, al menos de mi parte, no te hayas llevado un montón de puntazos, porque te aseguro que te los mereces sobradamente.
    ¡Ea! ¡He dicho!

    ResponderEliminar