Páginas vistas en total

martes, 1 de junio de 2021

Dominique nique nique...

 

                                                                 Cuadro de una monja, de Diego Velázquez



                                                                    DOMINIQUE NIQUE NIQUE...

 

Lo que peor llevaba del uniforme eran los horribles zapatos de cuero; tenían dos pequeños botones esféricos difíciles de meter dentro de unos ojales muy estrechos…, me recordaban a lo que las monjas contaban sobre un camello y el ojo de una aguja. Cuando por fin conseguía abrocharlos, solía ser tan tarde, que apenas daba tiempo a lavarme y peinarme antes de que la madre Teresa revisara que SU grupo de internas estuviésemos im-po-lu-tas. Le gustaba esa palabra.   Mi cabeza repetía las dos últimas sílabas cambiándole el sentido: pu-ta-pu-ta-reputa. Una pequeña revancha mental contra la inquisitiva madre Teresa.

—Tú, García, ¿qué estás farfullando? —se dirigió a mi, nunca nos llamaba por los nombres de pila.

—Estaba rezando, madre.

—Ahora rezarás en misa, ¡andando!

El padre siempre insistía: «rasca, rasca, hija mía, seguro que algún pecadillo más encontrarás». Ya confesa, respiré. Si la palmara en ese mismo instante, iría directa al cielo sin parada intermedia. 

Después de la misa matutina, salíamos de la capilla entonando la canción del colegio:

Dominique,  nique, nique

Vaaa cantando amooor

Y lo alegre de su canto

Solamente habla de Dios

De la paalaabra de Dioooos

 

A las ocho y media nos colocábamos en fila en el patio central. Poco a poco iban entrando  las externas; aunque vestíamos  el mismo uniforme gris, parecían más alegres, diferentes a nosotras,  como si el mundo exterior fuera otro planeta.

En el colegio también vivían  “las recogidas”. Se  distinguían del resto por usar   mandil  y  pañuelo de color negro como si fueran viudas.  Eran niñas de caridad.  A cambio tenían   que hacer tareas domésticas, como servirnos  la comida a  nosotras,  las de pago. Nos tenían  prohibido confraternizar  con ellas.

—Madre Teresa, ¿qué significa confa… confra… ternizar?

—Vosotras procurad no darles excesivas confianzas.

—Confraternizar viene de fraterno, y fraterno de hermano —se chivó   al oído mi listísima  amiga Olga.

—Madre —levanté la mano — ,si todas somos hijas de Dios, ¿las niñas de caridad son nuestras hermanas?

—¡García, no digas tonterías! —me reprendió la madre Teresa.

Las recogidas ocupaban asientos al final de las aulas  y al fondo, en  los oficios religiosos.  A veces no asistían   si había  tareas pendientes, o  si se celebraba algún acontecimiento, tenían que barrer y  encerar  suelos, pulir las  barandillas de madera, frotar muebles y  limpiar los  cristales de toooodas las ventanas.

Sí, Olga Macías era mi mejor amiga, aunque las demás la despreciaran por ser tan oscura. Me gustaba  escuchar sus historias del exótico lugar de donde venía.

—Algún día, los españoles se irán de Guinea. Mi tío dice que no falta mucho.

Y si a tu tío  lo hacen Rey, seguro que toda tu familia    vivirá   en un palacio de marfil.

Será presidente,  mucho mejor que ser Rey, y  se construirán  escuelas por todos lados, desde Fernando Poo a Río Muni, en la isla de Annobón, en la de Corisco,  en las de Elobey Grande y hasta en  la de Elobey Chico. Habrá  Universidades en Malabo, Bata… y tendremos maestros, doctores, ingenieros, astronautas…

Imaginé un lugar lleno de escuelas pegadas las unas a las otras. No entendía tanto  entusiasmo  por los colegios. Yo estaba deseando que llegara las vacaciones de verano para salir del internado.

—¿Todos en Guinea son como tú?

—¿Negros?, la mayoría. Yo  soy   mulata fernandina.  Los blancos no distinguen las diferencias   entre los Fang,    de origen Bantú,  y los bisios, y los nadowes… hasta hay algunos pigmeos, que son muy pequeños, del tamaño de un niño.

—¿Y sois todos cristianos?

—Muchos sí que lo somos, depende.

Cuando al tío de Olga lo nombraron presidente   de Guinea Ecuatorial, se convirtió en una niña  muy, pero que muy importante. A nadie parecía importarle su color. Las monjas hicieron una merienda especial para festejar el acontecimiento,  no faltó de nada, todo por cortesía del primer presidente de Guinea.

En el curso siguiente  cambió la cosa. El presidente ya no era tan amigo de España ni enviaba regalos al colegio. Las transferencias de Olga llegaba con  retraso y  las monjas dejaron de tratarla   con cortesía.  Cuando el dinero dejó de mandarse, la priora ordenó mudarla  al cuarto de las niñas recogidas.

—Madre Teresa, déjeme irme con ella —le rogué entre lágrimas.

—¡García, a callar! Pronto  volverá  con los suyos. Rezaremos por ella y por todos los impíos ateos de su país.

Si hubiera podido, si existiera la magia,  habría convertido a la monja en una cucaracha, la habría pisado con los zapatos de ojales tan estrechos  que casi no entraban  los botones;  la aplastaría  con toda la potencia de mi rabia. No pensaba confesarme por el odio que sentí por ella en ese momento. Recé   para que ocurriera un milagro. Cualquier milagro. 

La madre Teresa estornudó tres veces, y entonces   vi que  un alargado moco  colgaba de su puntiaguda nariz balanceándose  al mismo ritmo que su dedo mandón.

¡Vaya!, ¡tengo poderes! —pensé asombrada.

—¡Tú, García!, ¿de qué diantres te ríes?

No podía tomármela en serio con esa babosa verde saliendo de su napia. Nunca más volvería a temerla. Esa era mi super arma secreta, saber que la monja no era de acero inoxidable, sino de gelatina,  tan enana por dentro  como por fuera.

Cuando los familiares de Olga vinieron a recogerla,  sin importarme el  castigo,    salí de la prietas filas   marciales  para darle un abrazo del que nos costó  separarnos. De fondo sonaban las dulces   voces de las alumnas entonando el himno del internado:

Dominique, nique, nique…

 

                                                    
                                                                

                                                                          Isabel Caballero

                                                                             900 palabras

73 comentarios:

  1. Qué maravilla de relato, Isabel. Me ha encantado esa forma de mostrar la hipocresía y la mezquindad del mundo de los adultos a través de la inocencia de la niña. Estupenda la ambientación colonial y todo el tono de la historia. Has sabido mezclar muy bien la hondura de lo que se cuenta como tema de fondo con la ligereza que aporta la protagonista y la picardía del final. Un cuento genial. Me ha gustado muchísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta, me alegra mucho que te guste, lo he escrito desde el recuerdo y desde la experiencia de niña interna durante tres cursos. Mis padres vivían en el Sahara y consideraron que nos vendría bien, por nuestra educación, internarnos a mis hermanas y a mi en las Dominicas. No suelo escribir sobre mi vida, pero no es tan cuento este cuento, aunque me habría gustado tener poderes más radicales que el moco de la monja :)

      Eliminar
  2. Hola Tocaya de nombre , tengo que decir que es un relato muy bueno lo he disfrutado
    mucho , pero que gran verdad es en lo que a la pregunta que le hizo a las monjas de la pobres niñas "Recogidas" que a vista de la monja yo para mi que eran las sirvientas de las niñas ricas , mi madre una vez estuvo en un convento de esos y a los pocos meses se salió , y todo porque tenia una amiga que la iban a internar , ella quiso irse con ella , pero más de una monja de aquella era más mala que Torquemada , jajajaj y te diré que pu-ta-puta-reputa.
    En mi pueblo es dos veces puta , es igual que pollo- repollo , jajajajaj
    Como te prometí aquí estoy para leerte , te deseo una feliz tarde , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor, ¿Isabel también?
      Creo que es mejor ser puta-puta-reputa que reprimida. Aunque no generalizo, algunas de las monjas (más bien pocas), eran buena gente... a su manera.
      Algo del relato es verdad, los dichosos botones de los zapatos que me traía por el camino de la amargura, y por no llevarlos abrochados me castigaban.

      Eliminar
    2. Jajajajaja lo bueno abunda en el mundo , en mi casa estamos repetidos
      por dos , veces , dos Isabeles y dos Emilios , jajajaj en cuanto a lo de las monjas es verdad , no todas eran tan malas y tan santas , ya que en el convento donde iba mi madre , había una que era mala de verdad , me lo he pasado bien leyendo tu relato , besos y cuídate.

      Eliminar
    3. Lo tengo cierta tirria a las monjas por mi experiencia con ellas de chica, creo que contribuyeron a que fuera la atea acérrima que soy ahora jeje
      Besos, Isabel, y muchas gracias.

      Eliminar
    4. Hola, Tara. He disfrutado mucho con este relato. Desde el punto de vista de la protagonista, has contado una historia vivida con un realismo y naturalidad asombrosos. Lo has enmarcado en un momento de la historia de un país que se libera pero lleno de problemas. Qué voy a contar que no sepas. Me ha gustado especialmente que ese poder que se le supone que debe tener el cuento, pueda ser o no fantástico. Un poco en esa línea es mi relato.
      Felicidades.

      Eliminar
    5. Tenía mis dudas sobre que poder otorgarle a la niña, y aunque era tentador hacer que la monja literalmente "se cagara" de miedo, finalmente opté por ceñirme más a la realidad, y hacer que la chiquilla dejara de temer a la omnipotente madre Teresa haciéndola vulnerable mediante un moco como catalizador. La original Matilda fue más drástica.
      Como siempre, deseando leerte y con curiosidad por saber que nos traerás en esta ocasión.
      Gracias Isan.

      Eliminar
  3. Una maravilla de cuento, en tan corto espacio tocas un montón de temas, daría para horas de charla, los internados, el racismo, el colonialismo... y todo tan bien resuelto.
    Un beso y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que son temas a debatir, Ángel.
      Necesitaba varias voces: la ingenua niña narradora, la de la amiga Olga un poco más descriptiva en cuanto a los pormenores de Guinea, necesaria para contar el conflicto del racismo y colonialismo, como bien dices... y finalmente, la voz malvada de la monja como contrapunto.
      Nuestro estimado compañero David, nos propuso al principio de los retos, 750 palabras como máximo para los relatos... finalmente se decidió las 900 palabras. Creo que son las justas cuando quieres desarrollar una historia y sus pormenores.
      Espero que participes en "Matilda", compañero, y que disfrutes en Tintero.
      Un beso, Ángel y muchas gracias por tus palabras, que animan un montón.

      Eliminar
  4. Me ha encantado, Isabel. Has sabido describir muy bien el ambiente del colegio de monjas con sus niñas de pago y sus niñas acogidas y las diferencias tan crueles que se establecían entre ambos grupos. La hipocresía de la religión (o de muchos religiosos) es algo tan patente que no merece más comentario.
    También me gusta mucho como has descrito el ambiente de Guinea, los distintos grupos étnicos y el desconocimiento de ello por parte de los blancos para los que todos son iguales. Precioso.
    Mucha suerte en el concurso. Yo ya estoy leyendo Matilda para hacer la reseña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa. Leí hace unos meses Matilda y ya tenía preparado el relato antes de la convocatoria. Me basé, ya lo dije, en parte en mi experiencia personal en el internado dominico, pero años más tarde de cuando sitúo la historia, de hecho ya no "acogían" a las niñas mal llamadas "de caridad", aunque las hubo en tiempos anteriores. La madre Teresa existió y no guardo buen recuerdo de ella, aunque he exagerado sus "virtudes". De lo que tengo un recuerdo imborrable es de los puñeteros zapatos de botones.
      Sobre Guinea Ecuatorial, cuando se independizó en el 68 con su primer presidente, Macías (quien conozca la historia de ese país, sabe que fue un dictador genocida, aunque con muy buenas intenciones iniciales, al menos aparentemente). Muchos funcionarios, militares y los propios senegaleses de nacimiento, fueron a parar a las colonias saharianas, entre ellas, al Aaiún, y también a Canarias por su relativa cercanía. Sí que conocí, posteriormente y por circunstancias de la vida, a parientes de Obiang, uno de sus hijos fue mi jefe en los 90. Así que conozco muchas historias de Guinea ecuatorial de primera mano (abusos por parte de las autoridades españolas hacia los guineanos, y de los que sufrieron la mano dura de la dictadura de Macías).

      Gracias por desearme suerte, pero no concurso esta vez, aunque procuraré, como siempre, leeros y comentaros a todos.
      Otro beso para ti, Rosa.

      Eliminar
  5. Una maravilla. He podido sentir lo que era estar en un colegio de monjas. Con el carácter de estas y la inocencia de los niños de antes. Buenísimo tu relato, Tara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si lo has podido sentir, misión más que cumplida. No hay mejor piropo para quienes intentamos estas cosas del escribir, que comunicar ideas, sensaciones y sentimientos. Gracias RR. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hola, Isabel. Yo fui externa en "Las Esclavas"desde los cinco a los dieciséis años. Las chicas de servicio de mi colegio eran llamadas "Hijas de la Casa". Tampoco hacían jornada completa en el aula, porque debían preparar el almuerzo y ayudar con la limpieza. Para más INRI no usaban zapatos y medias blancas sino las "championes" una marca de zapatillas azules de lona barata y medias maarrones de muselina. Ninguna hizo el secundario. Y no sé si eran malas las monjas; los papás pagaban "un buen colegio", disciplina y orden social. ¿Eran otros tiempos?

      Eliminar
    3. ¡Madre mía Beba! ¡Once años! Eso tiene que dejar huella.
      Sí que eran otros tiempos, ahora creo que en los colegios de monjas los profesores son laicos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Qué buen relato! Me ha gustado mucho. Qué bien dejas en evidencia la hipocresía humana. Algunas personas sólo son religiosas, les falta ser espirituales y poner en práctica lo que tanto predican. Una historia muy bien contada y además se nota el trabajo de investigación sobre Guinea. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hipocresía y la doble moral.
      Muchas gracias Ana. Un cordial saludo, a ver que se te ocurre a ti para este reto, compañera.

      Eliminar
  7. Hola, Isabel.
    Cuando he visto de qué iba la edición actual, me esperaba otra cosa más inocente. Pero la primera en la frente.
    Tus relatos siempre tienen el aliciente histórico rociado de la humanidad que hubo detrás y que se conoce más bien poco. Aquí nos traes una historia de colegio de monjas desde el punto de vista de las niñas que lo sufrieron. Yo he sido siempre de escuela pública y en lugares apartados donde la mano de dios venía de refilón, pero en tu relato he sentido el bofetón de lleno.
    Es asombroso lo que consigues en tan pocas palabra. Empatizamos con la protagonista a la vez que nos pones en varios contextos, la del histórico y la del colegio y esa desigual lucha de la jerarquía social. Y además, juegas con el tema de la canción. Cantando es cómo mejor se interiorizan los conceptos. En este caso, el concepto de normas impuestas. Tal es así que el relato empieza y acaba con la reverberación del tema y estrofa de la misma.
    Un trabajo notable del que se nota que disfrutaste y mucho. Lástima que se quede fuera de concurso aunque menos mal que lo compartiste de igual modo.
    Un abrazo, Isabel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y te has fijado en la monja del cuadro? En vez de una cruz parece que esgrima un mazo.
      Es verdad lo que dices, Pepe, de que con las canciones se interiorizan los conceptos, que bien lo has explicado. Bueno, en eso son unos expertos los publicistas.
      Gracias por tu valoración del cuento.
      Un cariñoso abrazo, Pepe.

      Eliminar
  8. ¡Hola, Isabel! Cuando en un relato se muestran retazos de lo vivido por el autor, se nota y mucho. Es como cuando en una conversación contamos una anécdota vivida, lo hacemos con los cinco sentidos y con la expresividad y fuerza del recuerdo. Este magnífico relato que nos has regalado, y que sin duda es de exhibición en todos los sentidos, se nota al punto que al leer tus comentarios no me sorprendió.
    Sin duda, Dahl se sentiría muy identificado al pasar media infancia en esos internados que son como un planeta en nuestro planeta. Aunque en el fondo se reproduzcan los mismos pecados de la sociedad exterior.
    La realidad como mejor se muestra es con los ojos de un niño. Muchas cosas de "adultos" que damos por sentadas, como las clases sociales o la hipocresía, al explicarlas a los niños es cuando muestran todo su absurdo. Como muestra tu relato que comparte con Matilda esa denuncia social como fondo de la historia.
    Un relatazo!! Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  9. ¿Verdad que se nota?
    Me gusta mucho de ti, David, cuando vienes a comentarnos. Das en el clavo siempre, eres un gran lector. Entiendo también que con los relatos del concurso quieras ser ecuánime (lo eres, y mucho) y no comentes salvo para agradecer la participación, así que lo bueno de no participar como concursante, es que me regales tu punto de vista de la historia.
    Gracias David. Un abrazo de los gigantes.

    ResponderEliminar
  10. Un relato muy completo, Isabel, o redondo podrían decir. El escenario social e histórica, me gusta mucho, está muy bien trenzada en la trama que protagoniza la niña, con su amiga y compañeras bajo la tutela de las disciplinadas y autoritarias monjas. La ambientación del internado es brillante, como bien aclaras tú misma, has disfrutado de información y experiencias de primera mano que sustentan todo el trabajo del relato de forma excepcional, dándole esa capa de realismo tan especial de principio a fin. Además sin dejar de denunciar más de una lacra de nuestra sociedad.

    Me ha gustado el relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Carles Leo.
      Otro abrazo para ti y a ver que nos tienes preparado para esta ocasión. Espero tu relato con impaciencia, pues siempre eres original con tus historias.

      Eliminar
    2. Ay, Isabel. En estas vicisitudes toca dedicar el tiempo a otros menesteres alternativos. Gracias por tu generosidad y aprecio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Magnífico relato, Tara. Muy rico en detalles que lo van haciendo más y más verídico. Yo también pasé por escuela de monjas desde el primer grado hasta el fin de la secundaria, porque aunque hice lo posible para que mis padres me cambiaran de escuela o la monjes me echaran, no conseguí ni uno ni otro.
    A esta altura de la vida no puedo hablar de buenos ni malos, solo que siempre, siempre el que ejerce la autoridad y marca la disciplina, se aprovecha de los que solo tienen el silencio, alguna venganza tramposa y resentimientos que a veces duran de por vida. A la vez, el "poderoso" tenía que lograr mantener ese orden y esas formas para los que las niñas eran enviadas y sobre todo para los que los padres pagaban por el mantenimiento . Y eso..."quien paga tiene razón". Todo difícil y contradictorio. Escribes de verdad como los dioses, siempre es un placer leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que los dioses escribieran 😉
      Es verdad lo que dices, es una historia donde se refleja "el poderío" de los que pueden ejercer su autoridad sobre los que están bajo su tutela.
      Así que tú también perteneciste al gremio en el que nos educaron (o ineducaron) en colegios de monjas.
      Gracias Juana, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Se vislumbra en tu relato alguna experiencia personal vivida en tus años de juventud; osea de hace poco. ¿Colegio de monjas mandonas?
    A veces desde la inocencia vemos las casualidades como un superpoder otorgado por los dioses, para compensar nuestra indefensión ante las injusticias de los adultos.
    Un relato muy gráfico y realista.
    Abrazos , compañera de letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Francisco, esta historia me pasó anteayer 😉
      ¡Ojalá hubiera tenido un superpoder como el de Matilde! ¿Se iba a enterar la monja Teresa de lo que vale un peine o dos!
      Gracias, Francisco, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Me ha dejado alucinada tu conocimiento Guineano. Se puede decir que tu protagonista vio la cara real de la monja malvada. Qué terribles pueden llegar a ser con sus estúpidas reglas. Por lo menos has podido desquitarte desde aquí. ¡Buen micro!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noooo... que vaaa!!! Solo tengo una ligera idea sobre Guinea y sus asuntos, por fortuna, con internet, si se sabe buscar bien, el conocimiento, aunque sea superficial, está a nuestro alcance.
      Gracias MJ otro abrazo para ti.

      Eliminar
    2. Hay quien dice que escribir es hacer ver que sabemos mucho de un tema aunque en realidad no sea así. Desde luego a ti en este caso te ha salido a las mil maravillas. Das el pego totalmente.

      Eliminar
  14. Hola Tara, un placer leerte. Me ha parecido una gran historia. Muy bien ambientada y el final con ese regusto triste de la despedida pero que le ha quedado genial al relato. Un saludo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  15. Hola Pedro. Muchas gracias por tu apreciación del relato. Anímate a escribir algo para "Matilda".
    Un cordial saludo, compañero.

    ResponderEliminar
  16. Una historía bellísima relatada de forma magistral. Pero si la forma es intachable, el fondo es de una gran profundidad, lo mejor que he leído en mucho tiempo. Recuerdos de otra época y lugar (sea Guinea, sea España), una época en la que muchos colegiales habríamos deseado tener poderes para hacer desaparecer a más de un cura (en mi caso) y de un maestro.
    Genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que ya sabía yo que los que no somos tan "niños" (entre los que me encuentro), de esta página, recordarían aquellos tiempos de curas, monjas y maestros con licencia para dar capón a un niño si se terciaba. Eran otros tiempos, ahora casi que ocurre al revés, violencia hacia los profesores por parte de algún alumnado, ¡qué cosa!
      No sabes como me alegra que te haya gustado el cuento, Josep. Muchísimas gracias, te doy un fuerte abrazo, compañero.

      Eliminar
  17. Como siempre, un relato redondo, Isabel. Da gusto leerte. Y precisamente leyendo tu historia, yo también regresé a mi anteayer; vestida de gris y aprendiendo que, "el tanto tienes, tanto vales", es una realidad intemporal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ayyy aquellos tiempos grises uniformados!
      Gracias Carmen, a ver que se te ocurre a ti, compañera.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Ha sido un placer la lectura del relato. Como si de un bombón exquisito se tratara, no es necesario analizar los tipos y el orden de los ingredientes que lo componen. Eso sí, el matiz que has conseguido mostrando el "gran poder" de la protagonista es como la explosión de sabor inesperada. Gracias querida colega, por ofrecer este trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si usted me da el visto bueno, don Javier, me quedo más que satisfecha 😊

      Eliminar
  19. Un relato que atrapa desde la primera línea. Punto a favor. Por otro lado una crítica acerva a ciertos personajes de las instituciones religiosas. No dudo que sean válidas pero me parece que las generalizaciones no son buenas.
    Volviendo al texto ¿Por qué tan largo? ¿Tenían que ser 900 palabras a juro? Lo digo porque es posible que dijeras lo mismo hasta con 800 o 700 palabras.
    Un saludo desde Brasil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alí. Muchas gracias por tu apreciación del relato.
      Tienes razón, las generalidades no son buenas.
      Te contesto a tu pregunta relativa a la extensión de la historia. Como máximo tienen 900 palabras. Es un reto personal que me propongo para clavarlas. Por supuesto que se puede contar lo mismo con menos palabras, pero, bajo mi humilde criterio, se perderían algunos matices que he intentado. Si te interesa, en Tintero de Oro también hay propuestas de micros de un máximo de 300 palabras.
      Un cordial saludo desde Canarias.

      Eliminar
  20. Es algo que te paso que lo viviste
    siempre los mejores escritos son esos los que vienen de momentos inmortales
    del yo de adentro

    ResponderEliminar
  21. Hola, Isabel. Un relato magnífico, dulce, tierno, realista, a la vez. Un precioso retrato de las cosas que pasan a veces en algunas escuelas y lo que pasa en la sociedad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mirna. Claro que pasa o pasaba, hoy en día, en los colegios hay más control en estos aspectos.
      Gracias Mirna.

      Eliminar
  22. Por Dios Santo, ese colegio de Monjas parecia un Infierno!!

    Je je, vaya que las Monjas, en especial si son superioras son tan o mas "espinas" que un Cardenal.

    Y vaya que "educaron " a miles de personas durante varias generaciones, con esa rigidez y autoridad que emana.... de ninguna parte!!

    Vaya que nos regalas un relato salido de lo mas profundo de la observacion del mundo.

    Menos mal me escape y me toco un colegio laico...sino los curas me hubieran vuelto loco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hijo también estudió en colegios laicos, es uno de los aspectos de su educación que tenía claro.
      Gracias Jose.
      Ya vi que escribiste, "fat boy", desde que tenga un rato te leo.

      Eliminar
  23. Precioso el cuento y muy bien narrado como nos acostumbras a leer tus escritos. El recuerdo de los colegios de monjas con mucha disciplina. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso un mal recuerdo, aunque no ocurrió exactamente como lo cuento. Mitad real, mitad ficción.
      Un abrazo Mamen, anímate a escribirnos algo ¿vale?

      Eliminar
  24. Un relato que te hace pensar en la crueldad del ser humano. Se sienten piadosas por dar cobijo a niñas sin posibilidades, pero las tratan como criadas y las discriminan cruelmente delante de las otras. ¡Qué hipocresía! Muy bien descrita historia. No hay mayor poder que sentirse fuerte, confiando en una misma.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto José. Gracias.
      Acabo de venir de comentar tu cuento no tan cuento, si con algo no puedo es con los abusones.
      Saludos, compañero.

      Eliminar
  25. Hola Tara. Que bello relato nos has traído. Lástima que no concurse en esta convocatoria pues alcanzaría una muy buena posición. Has retratado a la perfección una época oscura de nuestro país, con esa diferenciación de clases que aún hoy muchos quieren presente en la sociedad. ¿Nos libraremos alguna vez de tamaña injusticia?
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Bruno. Un fuerte abrazo, compañero.

      Eliminar
  26. Un cuento muy bien narrado Isabel, esos colegios de monjas escondían en algunos casos no precisamente almas buenas como es este que nos cuentas.
    Un abrazo.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me había pasado tu comentario, discúlpame Puri.
      Gracias compañera. Un abrazo.

      Eliminar
  27. Saludos Isabel
    Rompes el curso del tiempo para para construir una narrativa desde la voluptuosidad de la adolescencia, Creas un microuniverso al otro lado del horizonte donde la falsedad de lo cotidiano deja paso a lo auténtico. Es como el vibrar una cuerda secreta en donde la cresta muestra un mundo desvinculado de la realidad, en que la otra vida se ve solo pasar por las ventanas, y en la sima describe que no hay diferencia entre ambos mundos, dígase el mercantilismo, las clases sociales y los prejuicios. Un equilibrio armónico.
    Disculpa el atrevimiento. Hay algunos tropiezos, te señalo dos: “como servirnos la comida a nosotras, …”, no es necesario la redundancia, podría ser: como servirnos la comida a nosotras, las de pago… “al fondo de los oficios religiosos…” los oficios religiosos es un lugar o un acto, creo que es un acto, por lo que debe ser al fondo en los oficios religiosos.
    Sueles ser muy sutil, sugieres. Me extrañó ver que fueras tan directa en señalar algunos tópicos.
    Te recomiendo la novela Los hermosos años del castigo de Fleur Jaeggy, está ubicado en un convento de Suiza, narrado en primera persona y aparece una interna negra que es la mejor amiga de la protagonista. La novela es extraordinaria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Alfredo. Muchas gracias por tu apreciación del relato, un comentario estupendo.
      Por supuesto, corregiré lo que me indicas con buen criterio, tienes toda la razón, te agradezco las indicaciones.
      Sobre los tópicos, supongo que te referirás a (niña-colegio), y si no ya me dirás... tuve claro desde que leí Matilda que quería escribir sobre ello. Desde luego, Dominique es todo un topicazo comparado con lo original de tu "Perseverancia del pasado", que acabo de comentarte. Un excelente trabajo.
      Tomo nota también de novela y autora que me recomiendas.
      Lo cierto es que, con comentarios como el tuyo, nos enriquecemos todos en Tintero.
      Un fuerte abrazo, Alfredo.

      Eliminar
  28. Ya he pedido "los hermanos años del castigo", ya te diré, Alfredo, cuando me llegue y la lea. Ando ahora inmersa y disfrutando de la lectura de un libro recomendado en una reseña por la compañera Rosa Berros, "Como polvo en el viento", de Leonardo Padura.

    ResponderEliminar
  29. Hola, Tara. Creo que tu relato ha sido el primero, pero al ser invitada por tu tintero, lo he dejado para el final por lo de las votaciones; ya sabes eso de que los últimos serán los primeros y viceversa 😁
    El caso es que tu cuento me ha parecido enmarcado en una triste realidad de discriminación justamente dentro de la Iglesia. Lastima que el poder de tu protagonista no fuera arrear sopapos sin que la monja se enterara. Agridulce historia donde la Amistad es el verdadero poder de tu protagonista 🥂👍🏼
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, JM, comprendo que el tiempo apretaba para poder comentar tooodos los relatos propuestos, más de una vez me he visto corriendo con la lengua fuera y con el llego tarde, como el conejo de Alicia el del país maravilloso.
      Me alegra te haya gustado Dominique.
      Saludos y buen verano, compañero.

      Eliminar
  30. Hola, Isabel:
    Cursé lo que ahora se llama preescolar con las monjas... A partir de la la pecadora edad de 6 años solo admitían niñas. Recuerdo una sor Teresa, absoluta germanófila, que nos atemorizaba con historias de masones y rojos. Con cuentos de niños que podían morir en pecado mortal... Terrible. Había unos seres fantasmales y grises (casi invisibles) que vivían en el último piso internas y hacían de criadas. Me ha traído esos recuerdos tu cuento. Como siempre perfectamente escritas las sensaciones y entornos. Felicidades.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que hay monjas y monjas, pero si se unen la Teresa de mi cuento no tan cuento, y la sor Teresa de tu infancia sumadas a la educación que recibíamos avalada por el Régimen dictatorial...¡uf!
      Gracias Jorge, que tengas un estupendo verano.
      Un abrazo y hasta septiembre.

      Eliminar
  31. Qué placer leer un relato como este, Isabel. No solo tratas las vicisitudes de la protagonista en su día a día en un internado de monjas de nuestra infancia, porque me he visto en esa época ya fuera en Guinea o en España. El situarlo en Guinea enriquece muchísimo el relato con esa rama histórica, las diferentes culturas, las diferencias raciales.
    El ojo de esa niña parece el de una cámara que nos va adentrando en todos los rincones de la historia. Esa doble moral de unas monjas católicas, la hipocresía, el estar del lado del dinero, las humillaciones...
    Esos zapatitos tan difíciles de atar los he visto como una metáfora de su vida. No, a ella no le van a poder atar en corto, aunque tenga que tragarse sus palabras. Es una entrañable superheroína, con las ideas claras y la amistad por encima de cualquier barrera.
    Me ha encantado como has resuelto el final con esa monja.¡Ja, ja, ja! Si la he visto con el moco verde colgando. ¡Buah!
    Más que un relato parece el guión de una película o novela. Da mucho juego.
    Estoy en el campo con el móvil y poca cobertura. Espero que te llegue.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho tu comentario, María Pilar, no solo por la generosidad que has tenido, sino especialmente por la empatía con la niña y con la situación.
      Disfruta del campo, compañera.
      Un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  32. Hola, Isabel. Como siempre, es una gozada leerte. Tu vivencia personal en un internado sirve para construir este bello relato: una crítica a aquellos colegios de monjas y curas, a la hipocresía de la Iglesia, siempre tan desfasada y del lado del dinero. Muy conseguidas la voz de las niñas, amigas por encima de todo, incluso de ese falso e injusto Dios al que adoran las dominicas. Adornado con exóticos y sonoros nombres guineanos y con pequeños gestos cotidianos, como atarse los zapatos, convertidos en bellas metáforas. Yo también estudié en un colegio de curas, los salesianos, y a una gran parte de los que estudiamos nos quitaron la fe con sus hostias no consagradas. Un magnífico relato. Un abrazo muy fuerte y ¡Feliz verano!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose. Por algo será que una inmensa mayoría de los que hemos estudiado en colegios religiosos tengamos esa mala o regular experiencia.
      Y a ti, de nuevo felicitarte, maestro, por tu más que merecido tintero de Oro.
      Feliz verano, Jose.

      Eliminar
  33. Hola Isabel, había leído tu relato cuando lo subió David y crei que habia comentado, al parecer no fue asi.

    Caray pensé que esas cosas no pasaban en la realidad, al menos aquí no eran así de abusivas, y no habían recogidas, solo internas, semi internas y las que solo íbamos a clases, eso sí, la disciplina si era regia. Tanto así que me gané una beca al pasar al sexto grado, pero como íbamos a mudarnos muy lejos, tenía que quedarme semi interna, o sea, comer en el colegio, y preferí cambiarme de colegio y perder la beca a que me obligaran a comer las cosas que no me gustaban, por suerte mis padres me apoyaron, era tan delgada que les daba pena que me fuera a morir de hambre por no comer, ja, ja.

    Tu relato es encantador, lleno de historia y detalles que supongo son vivos recuerdos, la naturalidad con que lo narras es hermosa y el final te genial. Me hiciste recordar la película "La Princesita", basada en el libro "A Little Princess", donde en un internado una niña rica se hace amiga de una niña negra que la tienen como servidumbre, la historia es muy bonita y dramática por cierto, pero con final feliz, la vi hace muchos años cuando mis hijos eran pequeños.

    Te deseo un feliz y gratificante verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Harolina. Muchas gracias, compañera.
      El relato es mitad ficción, mitad recuerdos del internado. Las vivencias cada persona las cuenta a su manera, mi hermana, por ejemplo, guarda un buen recuerdo del internado.
      Que tengas un estupendo verano, Harolina, nos "vemos" el curso que viene, a ver que nos tiene preparado el amigo David.
      Un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  34. Hola Isabel. Llego tarde pero ya estoy aquí, después de leer y votar los relatos del Tintero. No es el primer relato que te leo donde denuncias la manipulación que muchas veces se hace de la infancia desde estas instituciones religiosas. En este caso la hipocresía de las monjas queda al descubierto y, como no, el afán de dinero siempre presente al valorar a las personas, todo retratado con los ojos curiosos y vivos de una niña. Buen relato, como siempre. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que es un tema recurrente del que intento sacar el mayor partido.
      Bueno, estimado Jorge, nos "vemos" en septiembre si todo va bien, aunque no tengo ni la menor idea de cual es el próximo reto para concurso. Me gustaría que David hiciera un pequeño adelanto para leer o repasar con tiempo el libro, en el caso de que siga con la buena costumbre de recordarnos o presentarnos autores y obras.
      Un fuerte abrazo, Jorge, que tengas unas estupendas vacaciones.

      Eliminar
  35. MARAVILLOSA ENTRADA ME HE QUEDADO SIN PODER DECIR NADA

    ResponderEliminar